Theresa May gobernará con minoría en Reino Unido

0
303

Nadie dijo que ser político es fácil. La primer ministro británica Theresa May, lo sabe muy bien. Primero fue una defensora de la Unión Europea, poco después pasó a ser su más tenaz detractor con el Brexit, el cual ha buscado activar cuanto antes y este viernes se encuentra en la encrucijada de dirigir un gobierno, pero con minoría.

Como es una costumbre, May acudió al Palacio de Buckingham para solicitar el permiso de la reina Isabel II a fin de formar un nuevo gobierno. Hay que recordar que esto es todo un ritual, pues quien gobierna no es el sector político, sino la familia monárquica. El gobierno es de la Reina, ella sólo le da al primer ministro el privilegio de gobernar a su pueblo.

May se movió lo más rápido posible para hacer esto, pues en las elecciones parlamentarias de ayer, el Partido Conservador perdió la mayoría al sólo obtener 318 asientos parlamentarios, es decir, ocho menos de los que se necesitan para tener una mayoría absoluta. Es por eso que negoció con el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, para sumar sus diez escaños, con los que finalmente pudo crear un bloque político de último minuto.

De esta manera, logró inocular a los laboristas que tuvieron una buena jornada, tan buena que el líder Jeremy Corbyn, cuyo partido logró el segundo lugar con 261 escaños, había urgido a May a renunciar y puso su fuerza política a disposición de los demás partidos para hacer una alianza. Sin embargo, el enroque que hizo May, echó por tierra las esperanzas laboristas de llegar al poder.

Corbyn , cuyo partido quiso echarlo afuera taz criticar su liderazgo, mostró una fuerza inusitada que le permitió recuperar posiciones en Escocia y Londres. Asimismo, superó en más de una treintena el número de escaños que mantenía hasta ahora. Básicamente, su principal fuerza provino del voto joven, que le habría dado hasta 40 diputados si se confirman previsiones.

Pese a todo, los laboristas no la tienen fácil, pues aún reuniendo el apoyo de los nacionalistas escoceses del SNP, liderado por Nicola Sturgeon, el número de diputados no son suficientes. Incluso si se integraran con la facción demócrata de Tim Farron tampoco lograrían remontar la ventaja que lograda por May a último momento. Hay que destacar que los laboristas, escoceses y demócratas son un bloque opositor al Brexit y en ello radica su fuerza. Puede verse claramente, que no será fácil para Reino Unido abandonar la Unión Europea.

En caso de que no se logre forma un bloque gobernante, la legislación británica consideraba posibilidad de repetir las elecciones.

DEJA UNA RESPUESTA