Recomendación del Presidente Kim Il Sung

En los tiempos pasados la RPDC no escatimó nada para brindar ayudas materiales y espirituales a los diversos países entrados en la construcción de la nueva sociedad.

En comparación con la potencialidad económica y los recursos humanos y materiales de la RPDC, la ayuda internacional de este país a otros países era de colosal cantidad.

No obstante, el Presidente Kim Il Sung lo consideró como lo natural y debido. Siempre enfatizaba a los cuadros que nunca debían darse aires de importancia con la ayuda, que lo más vil era lo arriba mencionado, que no debían ser insolentes sino ser modestos y que nunca debían sentirse arrogantes con el apoyo o ayuda algunos.

En 1964 el Presidente Kim Il Sung hizo enviar a Cuba un competente colectivo tecnológico de unas 200 personas para ayudar la construcción socialista de este país y cuando el gobierno cubano planteó la prolongación de un año de los trabajos de los técnicos coreanos y el envío de otros muchos, Kim Il Sung lo admitió de buena gana.

11111

A principios de noviembre de 1969 Kim Il Sung se encontró con los técnicos y expertos en vísperas de la partida a Cuba.

En aquel entonces la situación de la Península Coreana estaba al borde de una guerra por el incidente del “Pueblo”, barco armado espía norteamericano, acaecido en 1968, y el de avión espía “EC-121” en abril de 1969.

Señalando la situación tensa del país y las dificultades y obstáculos puestos en la nueva lucha por el desarrollo simultáneo de la economía y la defensa nacional, Kim Il Sung dijo que enviamos a ustedes en la situación de que carecemos de cuadros, técnicos y expertos para la gestión de las fábricas de maquinaria del sector de la industria de defensa nacional. Luego enfatizó que Cuba era igual a Corea, que debían consagrar a desarrollar la economía nacional de este país y promover su construcción socialista y que esto era la obligación internacional proletaria.

En enero de 1970, cuando enviaba a Cuba un grupo de unos 100 jóvenes para la producción de 10 millones de toneladas de azúcar en cumplimiento de la petición del gobierno cubano Kim Il Sung recomendó encarecidamente: Deben respetar la costumbre y el régimen socialista de Cuba y proteger y cuidar los bienes de este país. No deben cortar a su gusto una postura de hierba o de árbol. Tienen que considerar su partido y su líder como los suyos.

Por contar con estos rasgos nobles Kim Il Sung ofreció la ayuda internacional  encaminada a resolver los problemas presentados en la creación y construcción no solo de Cuba, sino que de otros países y naciones que luchan por el progreso y prosperidad.

DEJA UNA RESPUESTA