Respeto y veneración del mundo

El gran hombre es inmortal por su ideología destacada y proezas imperecederas.

El Presidente Kim Il Sung (1912-1994), eterno líder del pueblo coreano concibió la original idea Juche de que el hombre es el dueño de todas las cosas y lo decide todo, es decir, las masas populares son las dueñas de la revolución y la construcción y tienen la fuerza que las impulsa. Con esta doctrina iluminó el camino a avanzar del pueblo coreano y la humanidad progresista. Bajo la guía del Presidente que confió y apoyó siempre en la fuerza del pueblo, los coreanos le bajaron los humos a Estados Unidos que se jactaba de una “supremacía” mundial en la guerra coreana de tres años y edificaron sobre las cenizas un Estado socialista independiente, autosostenido y autodefensivo.

La política de amor al pueblo que el Presidente mantuvo en toda su vida trajo el establecimiento del sistema de asistencia médica gratuita general y el de enseñanza gratuita obligatoria y consolidó los cimientos del régimen socialista centrado en las masas populares donde el pueblo es el dueño de todas las cosas y todo está a su servicio. El Presidente, con la idea Juche y mediante actividades diplomáticas incansables, dilucidó a la humanidad progresista el rumbo de construcción de nuevo mundo independizado.

Por su ideología distinguida y hazañas imperecederas el líder coreano disfrutó de respeto y veneración ilimitada de la sociedad internacional incluyendo las celebridades del Oriente y el Occidente.

Mao Zedong, en una entrevista con su homólogo coreano sostenida en la postrimería de su vida, le dijo que el compañero   Kim Il Sung era la única persona que pudiera atender la revolución mundial y le solicitó encarecidamente que en futuro también siguiera prestando atención a la revolución mundial y el movimiento comunista internacional. Fidel Castro señaló que el compañero  Kim Il Sung es el líder más probado y prestigioso de los jefes de Estado del mundo. Jimmy Carter, ex presidente norteamericano dijo que el Presidente Kim Il Sung es más grande que la suma de tres presidentes, George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Lincoln quienes representaban la creación y el destino de EE.UU.

En mayo de 1980 el Presidente Kim Il Sung visitó a Yugoslavia para tomar parte en la ceremonia funeral de su homólogo del país anfitrión Josip Broz Tito. En aquel tiempo más de 40 jefes de Estado y gobierno, más de 200 delegaciones y delegados, personalidades de círculos político y social del mundo vinieron al país europeo para los funerales. Al respecto el periódico francés Monde insertó la foto del coreano antes que nadie en el anuncio de la llegada de los jefes de Estado escribiendo que “la participación del Presidente      Kim Il Sung, defensor consecuente del Movimiento de Países-no Alineados acapara una atención extraordinaria”.

Los dirigentes del país anfitrión le destinaron el asiento central y la silla en el centro de la primera fila mientras otros jefes de Estado estaban de pie en los peldaños. Al presenciar tal escena un periodista  japonés dijo que la visita del Presidente Kim Il Sung a Yugoslavia provoca una sensación a escala mundial siendo un gran evento y añadió que este es un gran hombre y orgullo de Asia.

El secretario ejecutivo del Comité Permanente del CC de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia de aquel tiempo pronunció: He presenciado a muchos jefes de Estado esperar el turno de entrevistarse con el Presidente Kim Il Sung, escena que me dejó un gran impacto. Los líderes de países grandes estaban a su alrededor, pero muchos, sin hacerles caso, se dirigieron al coreano. Ese espectáculo me enseñó que el Presidente Kim Il Sung es el gran Líder que disfruta de respeto y veneración infinitos de todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA