Mamás ejecutivas destacan en el sector asegurador

0
24

Ser ejecutiva y mamá parecería un binomio complicado, pero no es de forma alguna un impedimento para alcanzar el éxito, especialmente en la dinámica industria de los seguros, en donde más de la mitad de la fuerza laboral la integran las mujeres –desde posiciones operativas hasta puestos directivos que implican un alto grado de responsabilidad–, muchas de las cuales son también madres de familia.

Annette Robles, AIG.

Las ejecutivas de AIG Seguros, Annette Robles, directora de distribución y Karina Garrido, directora legal, afirman que la maternidad nunca fue un obstáculo en su desempeño profesional. “Quizá sí me tomó varios años más que a un hombre llegar a la posición que hoy tengo, por los tabúes de confiar a una mujer una posición relevante”, comentó Karina Garrido, “pero con el tiempo ha quedado demostrado que una mujer puede asumir cualquier puesto en cualquier empresa, sin limitantes. Desde mi puesto en AIG he trabajado junto con la dirección general y Recursos Humanos a favor de una cultura amigable para las mamás que trabajan en la empresa, gracias a lo cual se han implementado iniciativas que permiten a las empleadas que son mamás el trabajo desde casa, horarios flexibles, facilidad para poder asistir a juntas o festivales escolares, entre otras”, apuntó.

 

Karina Garrido, AIG.

Las ejecutivas comentaron que, entre las prestaciones laborales que ofrece AIG Seguros a las madres de familia, destaca el hecho de que se les permita extender su periodo de incapacidad por maternidad, la posibilidad de trabajar desde casa por tres meses más y disfrutar de horarios escalonados. Asimismo, el seguro de gastos médicos cubre los gastos normales de parto y se brinda una ayuda de un mes de sueldo por el nacimiento de un hijo.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México solo 44.9 por ciento de las mujeres en edad de trabajar están empleadas, situación que el organismo internacional atribuye a los años de formación de la familia y que complica la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

Al respecto, Annette Robles, directora de distribución de AIG Seguros México, comentó: “Nunca me dio miedo ser mamá y profesionista. Con el apoyo de mi esposo lo acordamos así y me he podido desenvolver en ambos ámbitos, profesional y personal, sin mayor problema.

“Independientemente de ser mamá, me parece muy sano tener seguridad e identidad propia para buscar el desarrollo profesional. Con 13 años de trayectoria en AIG, nunca enfrenté trabas para escalar a la posición que hoy ocupo y estoy enfocada en mí, en lo que hago y en lo que soy”.

Robles destacó la importancia de que las organizaciones fomenten un sano equilibrio entre vida laboral y familiar:

“Es justamente ese el dilema que muchas mamás enfrentan: pareciera que hay que elegir entre un trabajo gratificante y bien remunerado o ser mamá y tener tiempo para la formación de los hijos. Por fortuna, cada vez es más frecuente encontrar compañías que comprenden la importancia de aprovechar el talento femenino y que implementan políticas que favorecen el desarrollo integral de las mujeres, en especial de quienes son madres”.

Según conceptos en psicología del comportamiento y lo que McKinsey & Company llaman la “salud organizacional” de una empresa, las mujeres tienden a alentar un proceso de toma de decisiones más participativo, como mejorar el componente de “ambiente de trabajo” de la salud organizacional.

Por otro lado, el World Economic Forum (WEF) reconoce en el talento uno de los factores más esenciales para el crecimiento y la competitividad. Construir economías del futuro que sean tanto dinámicas como incluyentes debe asegurar igualdad de oportunidades para todos. Cuando mujeres y niñas son integradas, la comunidad global no pierde sus habilidades, ideas y perspectivas que son críticas para alcanzar los retos globales y aprovechar nuevas oportunidades.

DEJA UNA RESPUESTA