La policía española confirma que dirigente polisario recibe atención médica con identidad falsa

85

El líder del Frente Polisario, Brahim Gali, se encuentra en el Hospital San Pedro de Logroño, donde recibe atención médica. La policía española confirmó y notificó a la Audiencia Nacional la presencia del dirigente separatista, sin embargo, no podrá comparecer debido a que se encuentra en rehabilitación y sometido a respiración asistida.

La Comisaría General de Información también aclaró al juez que los agentes han acudido al hospital de Logroño para identificar al líder del Frente Polisaro, Brahim Gali. Autoridades del nosocomio facilitaron al personal policial tanto su ficha de ingreso como el último informe médico, fechado hoy mismo, así como el documento de alta en el centro hospitalario.

Asimismo, se confirmó que Ghali fue internado sin documento de identidad alguno y acompañado de un médico argelino que aportó un escrito, redactado en francés, donde constaba la identidad argelina supuestamente falsa.

Aunque la unidad policial tiene previsto remitir mañana mismo al juez Santiago Pedraz un informe exhaustivo sobre el estado de salud de Ghali. Pedraz quien decidirá si -como todo apunta- aplaza su declaración hasta que esté en condiciones de prestarla. El dirigente separatista estaba citado a comparecer este viernes, sin embargo se teme que ese día no estará en condiciones de declarar porque “su estado cognitivo no será el adecuado” hasta unos días después de su periodo rehabilitación.

Ghali prestará declaración en relación con la denuncia presentada por el bloguero disidente El Fadel Breika, por los supuestos delitos de detención ilegal y torturas. En una declaración que formuló en su día el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) en Ginebra, denunció “la represión y los graves abusos cometidos por los torturadores del Polisario contra los habitantes de los campamentos de Tinduf bajo la vigilancia de las autoridades argelinas.

Acababa de ser liberado de una cárcel del Polisario donde él y otros dos blogueros, Mahmoud Zedan y Moulay Abba Bouzid, habían sufrido “los peores abusos físicos y psicológicos por atreverse a denunciar las graves violaciones de derechos humanos. violaciones y corrupción de los líderes separatistas, así como su explotación de la miseria de la población en los campamentos para servir a sus intereses personales”.

DEJA UNA RESPUESTA