Latinoamérica no es ya «traspatio tranquilo» de EE.UU.

408

Pyongyang, RPDC. Jun. 14, (ACNC).- El comentarista de asuntos internacionales, Paek Kwang Myong, publicó hoy un artículo titulado «Latinoamérica no es ya ´traspatio tranquilo´ de EE.UU.».

Su texto íntegro sigue:

Cuando está en decadencia EE.UU., autoproclamado «única superpotencia del mundo», se levanta la ola de independencia en el extenso territorio latinoamericano, conocido en los dos siglos pasados como «traspatio tranquilo» de EE.UU.

Desde 1823 cuando el 5º presidente norteamericano James Monroe lanzó la consigna engañosa de «América para los americanos», la agresión, saqueo e intervención en asuntos internos, cometidos por EE.UU. bajo el vistoso cartel de «paz y libertad» y «democracia y derechos humanos», violaron flagrantemente la dignidad y soberanía de los países regionales que se quedaron largo tiempo «traspatio trasero» del imperio.

Hay de sobra los casos de agresión e injerencia de EE.UU., tales como el arrebato de los territorios mexicanos en la década de 1840, la colonización de Puerto Rico y Guantánamo mediante la primera guerra imperialista con España en la década de 1890, la fabricación de poderes dictatoriales proyanquis en Nicaragua, Cuba, Chile y otros países entre la década de 1930 y la de 1970 y la invasión armada a Panamá y Granadas en la década de 1980.

La actual campaña de sanción y bloqueo de EE.UU. contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países independientes antiyanquis es, en su esencia, un intento de rehabilitar la «Doctrina de Monroe».

Pero, el tiempo ha cambiado y se hacen más fuertes que nunca la aspiración y determinación de los pueblos latinoamericanos de vivir y desarrollarse de manera independiente.

En los últimos años, aparecieron uno tras otro en la región los gobiernos progresistas que aspiran a la política exterior e interior independiente y se torna cada día más fuerte la tendencia a resolver con las fuerzas conjuntas los problemas regionales poniendo punto final a la dominación monopolista de EE.UU.

Los países regionales condenan categóricamente la conducta de EE.UU., que impide la justicia y progreso sociales, como renacimiento de la «Doctrina de Monroe» e intervención en los asuntos internos de los Estados soberanos.

Asimismo, reclaman eliminar la Organización de Estados Americanos (OEA), convertida en una marioneta de EE.UU., y fortalecer las verdaderas organizaciones regionales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que excluye a ese país.

Bajo tales circunstancias, en la VII Cumbre de la Celac, efectuada a finales de enero pasado en Argentina, se discutieron los problemas para intensificar el trabajo de esta organización y acelerar la integración política y económica y se escuchó la voz común de los países regionales en contra de todas las manifestaciones de dominacionismo y heguemonismo.

Brasil retornó en enero de este año a la Celac y restableció las relaciones diplomáticas con Venezuela al igual que Colombia.

Muchos países estrechan la cooperación política y económica con Cuba, Venezuela y Nicaragua, que mantienen la posición independiente antiyanqui, expresándoles el apoyo y la solidaridad.

En el dominio económico, entran en etapa crucial los intentos de introducir una moneda común de la región excluyendo el dólar norteamericano en el comercio exterior entre los países regionales.

Bolivia, Chile y Argentina, «delta de litio» que representa más de 60% del yacimiento mundial de este metal, y México, que ocupa el décimo lugar en la reserva mundial, frecuentan las negociaciones y debates para fundar el «complejo regional de litio» capaz de producir hasta la batería y el carro eléctrico, sin limitarse a la extracción.

Los países regionales se suman a la corriente de multipolarización manteniendo la posición independiente en las relaciones internacionales.

En los últimos años, Panamá, la República Dominicana, El Salvador, Nicaragua y Honduras establecieron las relaciones diplomáticas con China rompiendo los vínculos con Taiwán.

El Ecuador firmó el Tratado de Libre Comercio con China y Brasil, Argentina y Bolivia decidieron usar la moneda china RMB.Y en la liquidación de transacciones comerciales.

En el incidente de Ucrania, los países regionales rechazan tajantemente la demanda de EE.UU. y el Occidente de que se sumaran a la campaña de presión contra Rusia.

Mientras tanto, Argentina, México, Venezuela y Bolivia y muchos otros países expresaron la decisión de ingresar en BRICS y toman las medidas de trabajo para este fin.

Esto demuestra claramente que bajo la justa consigna de «Latinoamérica para los latinoamericanos», los países de esta región se esfuerzan por lograr con fuerzas propias el desarrollo independiente de la región haciendo frente común al despotismo y arbitrariedades de EE.UU. que les impone siglo tras siglo las desgracias y penuria.

La engañosa «Doctrina de Monroe» es criticada y repudiada totalmente y se va rompiendo de manera irreversible la posición monopolista de EE.UU. en América Latina.

En un futuro cercano, el «traspatio tranquilo» de EE.UU. se convertirá en el escenario de prosperidad donde azota la ola de independencia. -0-

 

DEJA UNA RESPUESTA