El futuro de los niños que demuestran dos sistemas completamente diferentes

310

En la actualidad, en varios países, los niños que deberían crecer sanamente sin ninguna preocupación bajo el cuidado y beneficio del Estado y la sociedad, están marchitándose dolorosamente como objetos del maltrato y menosprecio social, y esta realidad está causando una grave preocupación y consternación de la sociedad internacional.

En particular, estas son cosas ordinarias en los países occidentales que anuncian pomposamente sobre el “bienestar público” y la “igualdad de todos”.

Según un reporte publicado recientemente por una entidad social francesa, más de 50 mil niños en Francia están viviendo en las calles o posadas temporales.

En 2021, el número de maltratos infantiles que fueron descubiertos en Japón batieron el récord histórico, y en EE.UU., una cuarta parte de todos los niños del país fueron maltratados por sus padres.

En Canadá fue revelado el hecho de que, en el pasado, en los internados establecidos diciendo que “adaptaban” a los niños indígenas a la “sociedad de los blancos”, numerosos niños indígenas, que fueron separados a la fuerza de sus familias, sufrieron maltratos y abusos sexuales, y murieron por causa de malnutrición y diversas enfermedades o desaparecieron. Este hecho provocó un gran escándalo social.

En el sistema capitalista, donde el afecto y el amor humano fueron pisoteados y marchitados despiadadamente por la omnipotencia del oro, los débiles niños son los primeros objetos del maltrato y el crimen, y están cayendo en desgracias y dolores abandonados por la sociedad y la familia antes de florecer.

Pero en nuestra República, los niños que son el futuro de la patria crecen felizmente gozando de todas las felicidades bajo la protección y el beneficio estatal.

En el período actual en que se multiplican las pruebas y desafíos sin precedentes, nuestro país considera el trabajo para la generación venidera como el asunto de mayor importancia y está aplicando sin cesar políticas y medidas superiores para ellos.

Los niños que nacen en los palacios de bebés y crecen en los palacios del estudio sin saber ni siquiera las expresiones “gastos para el tratamiento médico” y “gastos para estudios”.

Los aspectos alegres de nuestros niños que ríen felizmente recibiendo productos lácteos todos los días y que quedan contentos al recibir los presentes del amor en las fiestas.

En los campamentos edificados magníficamente en los sitios impecables como Mangyongdae, Songdowon y Munchon, las risas de los estudiantes no cesan y en el Complejo de Ciencia y Tecnología podemos observar los ojos relucientes que conquistan un mundo desconocido en la Sala del Sueño Infantil.

En un futuro cercano, las calles y aldeas de nuestro país se iluminarán aún más por los estudiantes que irán a sus escuelas con uniforme dandi de nueva forma y nuevas mochilas.

En la realidad de hoy en que las risas felices y alegres de los niños y sus canciones resuenan en lo alto aún en medio de las dificultades gracias a la cálida solicitud del camarada Kim Jong Un, Presidente de Asuntos Estatales, quien exalta a los niños como los reyes del país y quiere hacer hasta lo imposible para ellos, nosotros estamos presenciando un futuro mejor y más claro que será materializado en esta tierra.

 

DEJA UNA RESPUESTA