Supuesto espionaje a periodistas intenta socavar la imagen y avances en todos los aspectos de Marruecos

128

Mediante un programa de televisión, difundido por 2M, la segunda televisora más importante de Marruecos, se ha querido reforzar la reputación de este país norafricano. En un reportaje presentado en francés, se presenta una crítica respecto al programa Pegasus, el cual supuestamente está siendo usado por las autoridades marroquíes para espiar a altas personalidades como el presidente Emannuel Macron, lo cual por supuesto no ha podido ser confirmado.

Un grupo de periodistas hizo este análisis mediante un reportaje amplio de casi una hora de duración titulado «Pegasus, el trasfondo de un caso» donde se desmiente que más de 50 mil números teléfonicos estén expuestos a monitoreos por parte de las autoridades marroquíes, entre estos, además de Macron, trece jefes de Estado y de Gobierno, incluido el propio rey de Marruecos, Mohammed VI,

El diario estadounidense The Washington Post, uno de los que ha publicado estas revelaciones, agrega que en la lista están los presidentes de Irak, Barham Salih, y de Sudáfrica, Cyiril Ramaphosa, los primeros ministros paquistaní, Imran Khan; egipcio, Mosfafá Madbouly, y marroquí, Saadedín el Otmani. También varios ex primeros ministros –entre ellos, el francés, Édouard Philippe– y 14 ministros de Francia. Sin embargo, el periódico Le Monde afirma que no hay pruebas de que los teléfonos de todos ellos fuesen pirateados, pero sí que al menos fueron seleccionados como candidatos a serlo.

El programa Pegasus es un software fabricado por la empresa israelí NSO Group que supuestamente permite a quienes lo usan, sobre todo a los Estados que lo adquieren, captar llamadas, mensajes, contactos y fotografías de los aparatos atacados, e incluso activar el micrófono y la cámara a distancia. La firma NSO Group siempre ha defendido que solo comercializa su software con Gobiernos, como una medida de apoyo en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.

El video presenta los resultados de una investigación dirigida por periodistas de origen marroquí, entre estos Youssef Zuitni, autor de la misma, con la clara intención de desmentir las acusaciones contra Marruecos como el origen de ese espionaje telefónico.

Desmiente las acusaciones de supuestos periodistas amparados por la organización no gubernamental Amnistía Internacional de que el Reino de Marruecos está haciendo un espionaje de aparatos celulares, sobre todo, de informadores y activistas de derechos humanos. La tendencia del video muestra un sentido de paranoia informativa que busca debilitar a Marruecos, sus avances y el gran liderazgo que ha construido a través de megaproyectos que lo han posicionado como uno de los más prósperos del continente africano.

El reportaje revela también que las acusaciones de AI buscan confrontar a Francia y Marruecos, dos países que han sido aliados, que mantienen excelentes relaciones bilaterales y que han trabajado juntos en la prevención de actos terroristas, no sólo en la región, sino a nivel global.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA