Nepal, entre pobreza y desastres naturales

La devastación ocasionada por el terremoto de abril pasado sumió en un retraso estimado en 50 años a la economía nepalí. Sus pérdidas oscilan entre los 5 y 10 mil millones de dólares, superando al de Haití, ocurrido en 2010 (Sumario)

0
763

Por Gerardo Yong

Nepal ha sido un país que ha estado expuesto a desastres naturales, principalmente a los terremotos, ya que se encuentra en el llamado Cinturón Alpino, que abarca desde la Península coreana hasta el Gibraltar. El pueblo nepalí se encuentra completamente dentro de esta demarcación sísmica por lo que los terremotos son cosa común. Además se encuentra en la cordillera del Himalaya, ni más ni menos que la segunda franja telúrica más activa, después del llamado Cinturón de Fuego.

Nepal sufrió uno de los terremotos más fuertes que se han registrado en los últimos años. En abril pasado, un movimiento telúrico de 7.8 grados Richter dejó más de cuatro mil personas muertas, miles de heridos y severos daños a su incipiente infraestructura. Este país podría ser considerado como el Haití de Asia, ya que es el más pobre de la región oriental. La falta de desarrollo ha sido consecuencia de la forma de vida impuesta por un sistema monárquico que ha pregonado la simpleza de vida, así como la profunda dedicación al culto de castas hinduista. Se estima que los costos de su reconstrucción podrían elevarse hasta más de 5 mil millones de dólares, cantidad equivalente al 20% de su PIB. Por su parte, el Instituto Geológico de Estados Unidos ha cuantificado las pérdidas en más de 10 mil millones de dólares, superando al terremoto ocurrido en Puerto Príncipe, que promedió más de 8 mil millones de dólares.

Esta cantidad es un duro golpe para un pueblo que se encuentra entre los más precarios del mundo. Sencillamente, Nepal es un país subdesarrollado donde la agricultura es su principal motor económico, además del turismo, con una población que vive por debajo de la línea de pobreza con un ingreso per cápita de menos de 240 dólares al 2001. Ocupa el lugar 145 en el índice de Desarrollo Humano de la ONU, con un desempleo del 40%. Después de las constantes guerras civiles, en 2008 se consolidó como un estado secular, tras la victoria de las facciones del Partido comunista de Nepal, que inmediatamente adoptó el modelo chino de desarrollo. En tan sólo un par de años, logró que su población aumentara su ingreso per cápita en 1,100 dólares. Este impulso le dio una visión optimista con el que esperaba superar su condición de país subdesarrollado para finales del 2022.

DEJA UNA RESPUESTA