La diplomacia de drones de Irán es un peligro para Occidente

752
Por Alex Grinberg*

Los drones y los misiles son una parte integral de la carrera de poder asimétrica de Irán, ayudando al régimen a llevar a cabo sus políticas regionales en apoyo de los representantes terroristas, promoviendo el caos y el conflicto. El régimen iraní apostó por los drones como activo militar estratégico, ya que los drones son mucho más baratos que los aviones de combate convencionales, mientras que su capacidad para realizar ataques tras las líneas enemigas los convierte en vanguardistas y muy deseables para el presidente Putin. Por lo tanto, exportar estos drones a representantes terroristas ha sido una estrategia integral de la producción de drones de Irán desde el primer día. La diplomacia de drones de Irán empodera la búsqueda del régimen para expandir su base de poder en la región.

Irán ha suministrado drones a sus leales en todo el Medio Oriente, incluidos Hezbolá en el Líbano, los hutíes en Yemen, la Jihad Islámica Palestina y Hamás en Gaza, y las milicias pro iraníes en Siria e Irak. Venezuela también ensambla drones iraníes y, más recientemente, las noticias sobre el suministro de drones iraníes al Frente Polisario en Argelia han generado preocupación sobre la estabilidad en el norte de África. Si bien los drones iraníes en la región han estado promoviendo el conflicto y el caos desde 2017, hasta el suministro de drones iraníes para la guerra de Rusia contra Ucrania, esto sucedió bajo los radares de los medios occidentales y la atención de los tomadores de decisiones.

Un ejemplo de desestabilización regional ‘hecha en Irán’ en los últimos cinco años incluye el uso de drones de ataque orquestados por Irán por parte de los rebeldes hutíes yemeníes contra la coalición liderada por Arabia Saudita. Los hutíes lanzaron una serie de ataques el 23 de marzo de 2017, estrellando vehículos aéreos no tripulados desarmados contra el sistema de defensa de misiles tierra-aire Patriot de la coalición. Desde entonces, han desplegado varios vehículos aéreos no tripulados fabricados en Irán con cargas explosivas a mayores distancias. El 14 de septiembre de 2019, los huzíes utilizaron drones iraníes para atacar las instalaciones de procesamiento de petróleo en Abqaiq y Khurais en Arabia Saudita, más conocidos como los ataques de Aramco.

El 30 de enero de 2022, los huzíes atacaron una fragata saudí en el Mar Rojo con un barco no tripulado. El 20 de noviembre de 2022, drones huzíes atacaron un buque comercial en la terminal petrolera. El 1 de julio de 2022, las FDI derribaron tres drones de Hezbolá que intentaban acercarse al campo de gas de Karish. Irán también usa drones de ataque directamente, no necesariamente a través de sus milicias como los Houthis o Hezbollah. Las FDI informaron que Irán intentó enviar armas de fuego y municiones a Gaza con un dron. En septiembre de 2022, se utilizaron drones iraníes para atacar las bases de la oposición kurda en Irak. El ataque fue uno de los más mortíferos y se cobró la vida de al menos nueve personas. El ataque más reciente (10 de febrero) fueen un petrolero de propiedad israelí en el mar Arábigo. Y la lista es larga.

Por primera vez, Rusia necesita asistencia armamentística. A lo largo de los años, el Kremlin descuidó el ámbito de los UAV y, como resultado, el ejército ruso actualmente no tiene una capacidad satisfactoria de drones en términos de cantidad y calidad. Por el contrario, Irán es el único país capaz y dispuesto a suministrar estas armas al Kremlin (porque vender drones a Rusia es otra fuente de ingresos para el régimen de Teherán): una poderosa sinergia de un potencial inmensamente destructivo. Los ataques más recientes contra infraestructuras energéticas y civiles en Ucrania por parte del ejército ruso utilizando municiones merodeadoras y drones iraníes finalmente han llamado la atención internacional sobre los estrechos vínculos del régimen iraní con el Kremlin y su peligrosa ‘diplomacia de drones’. Si bien los ataques con drones contra Ucrania no afectan el curso de la guerra, su efecto es devastador en términos de sufrimiento humano y destrucción infligidos a los ucranianos. De hecho, los drones iraníes permiten al Kremlin atacar directamente a la población ucraniana, evitando la lucha con el ejército ucraniano.

Otros actores desestabilizadores en la región que históricamente fueron receptores de armas rusas, ahora muestran cada vez más interés en el suministro de drones iraníes. Los medios iraníes se han jactado de que el país se está convirtiendo en una ‘ superpotencia de drones ‘. El principal asesor militar de la Guía Suprema de Irán, Rahim Safavi, anunció que más de 20 países están interesados ​​en comprar drones iraníes.

Después de Rusia, Argelia encabeza la lista de clientes. El estado es conocido por los abusos contra los derechos humanos, incluidas las restricciones a las libertades de expresión y religión de los cristianos y otras minorías, y por las abismales penurias socioeconómicas que sufre su pueblo. Tasneem, un medio iraní afiliado al IRGC, informó que Argelia tiene la intención de establecer un centro para la investigación y el desarrollo de vehículos aéreos no tripulados en la ciudad de Sidi Abdellah, en el norte de Argelia.

El medio iraní evocó explícitamente las preocupaciones de Marruecos e Israel sobre la cooperación entre Irán y Argelia en el ámbito de los drones. El suministro iraní de municiones merodeadoras y drones de ataque a Argelia intensificará los lazos entre los dos regímenes autoritarios. Por ejemplo, pilotar drones requiere un largo entrenamiento en el sitio, y es probable que Irán envíe instructores de Hezbolá que hablen árabe para este propósito. En cualquier caso, este eje cada vez más audaz es una mala noticia para los intereses occidentales en la región.

El Frente Polisario, un benefactor argelino y aliado iraní en la región, se opone firmemente a los crecientes lazos entre su archirrival Marruecos e Israel, y no dudará en usar drones iraníes contra el primero. Esto puede amenazar la estabilidad y la seguridad en el norte de África, lo que podría representar una grave amenaza para los intereses occidentales en la región: una posible escalada del conflicto del Sáhara Occidental; socavar la seguridad energética que los países occidentales como Alemania han estado buscando en Argelia; y tal vez incluso repercusiones humanitarias, incluidas las olas de inmigración resultantes de inestabilidades regionales.

Si bien ningún país interesado en la paz y la estabilidad regionales debería comprar drones del régimen iraní, EE. UU. debería ejercer presión para evitar que este eje profano de regímenes autoritarios obtenga capacidades destructivas de vanguardia ‘hechas en Irán’. Y no sólo por la dimensión moral de la geopolítica.

Los iraníes suelen utilizar personal de Hezbolá para instruir a las milicias de habla árabe. Por eso, entregar armas desde Irán al Polisario a través de la incontestable mediación de Argelia significa también aumentar la presencia de Hezbolá en el norte de África. Argelia puede alentar al Polisario a atacar a Marruecos con más violencia ahora que tiene drones iraníes. A su vez, esto conducirá a una respuesta marroquí más dura. Como resultado, la tensión ya existente entre los dos países debido al apoyo de Argelia a las guerrillas del Polisario corre el riesgo de salirse de control.

El amargo sufrimiento del pueblo ucraniano desenmascaró el potencial globalmente destructivo del régimen iraní más allá de la amenaza nuclear. Ya es hora de que los intereses nacionales y los valores democráticos del mundo libre converjan en una estrategia unida que evite que la destructiva diplomacia de drones del régimen iraní se extienda y desestabilice más.

*Alex Grinberg es un experto en Irán del Instituto de Seguridad y Estrategia de Jerusalén. Advierte que la exportación de drones del régimen iraní a los malos actores ahora está desestabilizando no solo a la región sino, como ha dejado en claro la guerra de Putin en Ucrania, al mundo en general.  

DEJA UNA RESPUESTA