Entra Marruecos a la élite espacial

512

Los avances astronáuticos marcan una tendencia clara por estar a la altura de los mejores países en el mundo. Esta tecnología es una de la más importantes por la gran cantidad de productos que generan sus procesos de investigación a los usos civiles, entre estos mantener el medio ambiente, explorar los recursos naturales e impulsar el uso de medios sustentables, además de reportar grandes beneficios económicos y sociales.

Marruecos se ha convertido en un pilar de la modernización tecnológica desde que el 8 de noviembre de 2017, lanzó su primer satélite de observación bautizado como Mohammed VI-A, en honor al monarca marroquí. Este martes (miércoles en México) se completó el sistema orbital con el lanzamiento del Mohammed VI-B que ayudará a enfrentar los desafíos tanto globales como regionales. Para Tajjeeddine Rachidi, doctor en ciencias computacionales y nanosatélitales por la Universidad de Alakhawayn en Ifrane, Marruecos, el programa espacial Mohammed VI permitirá hacer más eficiente el trabajo de las dependencias gubernamentales marroquíes, así como generar productos con alto valor agregado. Esta es la entrevista que concedió a EmbajadasTV vía correo electrónico.

En el club espacial

¿Cuál es la importancia para Marruecos y África al lanzar este segundo satélite?

Con el lanzamiento de hoy de su segundo satélite de observación de la Tierra Mohammed VI-B, los dos satélites de Marruecos Mohammed IV-B y su predecesor Mohammed VI-A (lanzado del 7 al 8 de noviembre de 2017) trabajarán en conjunto para garantizar una mejor cobertura de Marruecos: entre los dos , Marruecos garantizará al menos 10 vueltas por día en sus territorios con un rendimiento aproximado de mil imágenes en bruto por día. Esto abre claramente el camino para una nueva gama de aplicaciones civiles. Como tal, muchos departamentos estatales y gubernamentales marroquíes y, hasta cierto punto, el sector privado y la comunidad de investigación también obtendrán acceso a datos de sensores remotos que les permitirán reducir costos, obtener independencia de los proveedores de imágenes satelitales, dar un salto gigantesco hacia políticas públicas basadas en datos, estimular la innovación para nuevos servicios y productos de valor agregado, y por último, pero no menos importante, desarrollar más investigaciones nacionales. Esto, por supuesto, catapultará a Marruecos al círculo de élite de los países que utilizan tecnologías avanzadas para gestionar los recursos naturales y garantizar el desarrollo sostenible.

Cabe señalar que el lanzamiento de hoy es de gran satisfacción para los marroquíes, ya que hace tres días su Majestad el Rey Mohammed IV inauguró un tren bala de US $ 3 mil millones que une Tánger y Casablanca; acortando la distancia entre los dos polos industriales y de negocios más importantes del país.

Como ocurre en muchas áreas, las capacidades de Marruecos en la teledetección también beneficiarán enormemente a África, ya que Marruecos es un ardiente defensor de los modelos de desarrollo Sur-Sur. Puedo imaginar una serie de asociaciones bilaterales con países africanos para el desarrollo de capacidades en aplicaciones de sensores remotos y, eventualmente, en la especificación de necesidades, adquisición y uso de tecnología satelital tanto desde la perspectiva técnica como de negocios. Por supuesto, esto reforzará aún más la posición de Marruecos como líder dentro de la Unión Africana.

Tajjeeddine Rachidi*

Observación satelital para el desarrollo

¿Cuáles serán las aplicaciones de este nuevo satélite?

Específicamente, estamos buscando nuevas aplicaciones en las áreas de una agricultura con mayor precisión; pesca; planificación y administración de tierras y territorios; gestión de riesgos ambientales, geológicos y relacionados con el clima. La alerta temprana de desastres que vendrá enriquecerá la cartera de aplicaciones que muchos departamentos utilizan actualmente a partir de los datos sin procesar obtenidos del CRTS de Marruecos (Centro Real de Teledetección), que a su vez compra a operadores de satélites no nacionales.

Los departamentos estatales correspondientes y las agencias estatales podrán recibir datos directos gratuitos oportunos y frecuentes del sensor, lo que les permitirá realizar un procesamiento específico para poder derivar mapas tipo ojo de pájaro para indicadores como el uso de pesticidas, el seguimiento de la salud de la vegetación, la evaluación precisa del agua de los ríos, así como de su cantidad y calidad. El seguimiento y la salud de los recursos hídricos a lo largo de las costas de Marruecos. Dichos indicadores son muy necesarios para la evaluación y dirección de los diferentes programas de desarrollo tales como «Maroc Vert» (Marruecos Verde) «Halieutis», etc.

Otras aplicaciones incluyen el pronóstico meteorológico mejorado, la predicción del impacto y la escala de desastres naturales y fenómenos como las tormentas de arena, el enjambre de grillos, la desertificación, etc. La comunidad de investigación podrá utilizar datos de observación de la Tierra en tiempo real para aplicar inteligencia artificial, técnicas y modelos de análisis a los datos sin procesar de la imagen; en fase con el cambio de paradigma actual impuesto por Big Data.

Tecnología franco-italiana

De acuerdo con informes de prensa, este satélite se lanzará con un nuevo sistema Vega, construido con tecnología de Italia, ¿podría explicarnos cómo puede funcionar esta tecnología espacial para orbitar este satélite?

En lo que se refiere a la tecnología, Mohammed VI-B es similar a su predecesor. Lleva sensores ópticos para capturar ondas electromagnéticas (luz) en el espectro visible reflejado por el ecosistema de la tierra (nubes, tierra, mar, vegetación, etc.) para aplicaciones civiles. La nave espacial es construida por el consorcio franco-italiano Thales-Alenia Space, y es lanzada por el mismo cohete Arianespace Vega desde Kourou en la Guayana Francesa. Mohammed VI-B también orbitará la Tierra a una altitud de 696 km a lo largo de una órbita polar sincrónica al sol con una inclinación de -98 °, es decir, una inclinación diametralmente opuesta a Mohammed VI-A. Como Mohammed VI-A, la misión de Mohammed VI-B tendrá unos 5 años. El centro de mando, control y telemetría es el mismo para ambos satélites y está ubicado en Rabat.

Sin configuraciones estratégicas, sólo civiles

Algunos medios de comunicación de masas de España y Argelia temen que este nuevo satélite se pueda utilizar por razones estratégicas, como espiar o controlar la migración, ¿cuál es su opinión al respecto?

La inteligencia y el uso estratégico, como el control del flujo de migración, requieren de una constelación de satélites mucho más grande, esto es para poder realizar al menos una vuelta cada 10 minutos, también para rastrear los movimientos de las personas. Se requiere de un conjunto de sensores completamente diferente en tablero de la nave espacial, y además los satélites deben estar en una órbita polar inferior a 696 Kms, típicamente 220-250 Kms. La configuración actual de Mohammed VI-A y B está lejos de estas funciones. Más bien están configurados para aplicaciones civiles. Además, las misiones de inteligencia sólo son efectivas cuando se apoyan con capacidades gigantescas en el terreno, que van más allá del presupuesto de Marruecos, o de la visión geopolítica en la región, en gran parte marcada por las tradiciones y el desarrollo conjunto de los «buenos vecinos» de Marruecos.

*Tajjeeddine Rachidi es profesor de ciencias e ingeniería en computación. También es ingeniero en sistemas de nanosatélites por la Universidad Al Akhawayn en Ifrane, Marruecos.
Te invitamos a que veas el video del lanzamiento del satélite Mohammed VI-B.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA