Delegación de la ONU visita las provincias del Sur de Marruecos para constatar el desarrollo sostenible de la región

136

Una delegación compuesta por 14 Embajadores y Representantes Permanentes ante la Oficina de las Naciones Unidas (ONU) emprende una visita por las Provincias del Sur de Marruecos. En esta ocasión, serán testigos del particular desarrollo de esta parte del país.

En un momento en que el desarrollo sostenible y la cooperación regional son cuestiones cruciales, el Reino marroquí se está posicionando como un actor importante en Africa. Con una visión estratégica e iniciativas concretas, sigue su camino hacia un futuro próspero e integrador para toda la región.

Además, esta visita pone de manifiesto la voluntad de Rabat por mostrar sus avances en todos los ámbitos de la región, considerada como cuna de la diversidad cultural, los valores políticos y sociales que unen a todos los componentes del país. Cabe destacar que esta riqueza identitaria es un motor esencial del desarrollo y cohesión nacional.

Marruecos no se contenta con promover el desarrollo en su propio territorio, sino que extiende igualmente su impulso y apoyo a los países vecinos. Mediante su participación en la Misiones de Mantenimiento de la Paz de la ONU y la asistencia médica a gran escala. Con ello, las autoridades marroquíes demuestran su solidaridad y compromiso con el continente africano.

El nuevo modelo de desarrollo para las Provincias del Sur ilustra el compromiso que tiene respecto a la capacitación económica y social, con unn modelo que pretende reforzar las capacidades locales y fomentar la integración regional. Los resultados ya son visibles mediante indicadores socioeconómicos que, a menudo, superan la media nacional.

Como puerta giratoria entre Africa, Europa y Medio Oriente, Marruecos es ya un actor clave en la promoción de los intercambios económicos, culturales y políticos, con una posición geográfica y estratégica que lo convierten en un centro regional y vital que fomenta los intercambios Norte-Sur. Su reciente iniciativa de facilitar el acceso de los países del Sahel al Océano Atlántico es un ejemplo concreto de esa acción.

Ante ello, Marruecos se perfilla como un modelo de desarrollo y cooperación en Africa. Mediante su compromiso con la identidad cultural, el desarrollo sostenible y la cooperación regional, el Reino norafricano está allanando el camino para un futuro de progreso y prosperidad compartida entre todos.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA