Marruecos, el potencial transformador en Africa: Noureddine Obbad

49

Marruecos es un gran ejemplo a seguir en Africa. Pese a los efectos de una creciente crisis financiera y económica, se ha ubicado como uno de los países más importantes a nivel internacional al grado que ha podido crear condiciones favorables para el impulso y desarrollo en ese continente.

Lo anterior se desprende del nuevo libro presentado por su autora Noureddine Obad, especialista marroquí-suiza en desarrollo, titulado «Marruecos, el potencial para un cambio transformador», que fue presentado este miércoles por la noche en Ginebra.

Presentación del libro «Marruecos, el potencial de un cambio transformador», de Noureddine Obbad.

La obra, editado por Edilivre y copresentado con Henri Louis Védie, economista francés, profesor emérito de HEC París, es una ventana a los avances mostrados por la nación marroquí bajo el liderazgo de SM el Rey Mohammed VI durante los últimos veinte años. Ante la presencia de personalidades de diversos orígenes como embajadores, el Gran Rabino de Ginebra, académicos, investigadores y expertos marroquíes en Suiza, Obad aseguró que “Marruecos es un Reino en constante evolución, con un progreso enfocado en alcanzar su objetivo a través de poner en marcha su potencial, capital humano y natural para ayudar a modernizar África y así llevar la promesa de un futuro pacífico y moderno en la región.

«El Reino es hoy un actor clave en el cambio transformador en el norte de África y desempeña un papel importante en la mediación multilateral de muchos conflictos y disputas en África y Oriente Medio», dijo la experta.

La publicación revela la efectividad de las reformas políticas e institucionales en Marruecos, que han permitido el despegue de cadenas de valor con alto potencial de transformación, el desarrollo industrial con un fuerte impacto económico y social, así como por la educación y formación profesional, los activos del entorno económico y el clima de negocios del Reino, lo que ha convertido a Marruecos en «una locomotora del desarrollo continental, además del nuevo modelo de desarrollo de las provincias del sur», aseguró.

El liderazgo de SM el Rey Mohammed VI ha sido la clave que ha dado lugar a fructíferos intercambios sobre los avances realizados en Marruecos en los distintos campos, así como sobre las fortalezas y perspectivas de crecimiento del Reino.

Distintas personalidades saludaron, en esta ocasión, el desarrollo experimentado por Marruecos, bajo el liderazgo de SM el Rey, destacando el papel desempeñado por el Reino como actor y socio serio, creíble y comprometido al servicio de la paz regional, continental e internacional, estabilidad y desarrollo.

La experta recordó la alocución del fallecido SM el Rey Hassan II que se refiere a Marruecos como un «árbol cuyas raíces bajan a África y que respira por sus hojas en Europa”, lo cual ha el pivote para fortalecer sus relaciones ancestrales con los países africanos y su ubicación estratégica.

«Marruecos ha vuelto a conectar con su pasado como actor en el continente africano. Ha tomado el camino que conduce al desarrollo económico, social y cultural mutuo: y a las relaciones beneficiosas para todos con otros países africanos», puntualizó la autora.

El Reino de Marruecos ha mostrado un notable dinamismo mediante el cual se han puesto en marcha grandes proyectos, como el gasoducto que unirá Nigeria con Marruecos en una distancia de 4.000 km.
Asimismo, se ha convertido en el primer capitalizador africano con inversiones que impulsan a diversos sectores como el financiero, las telecomunicaciones, la minería, la agricultura o incluso la agroindustria.

La parte económica también va ligada al desarollo social, donde ha formulado una serie de iniciativas con las que ha construido puentes culturales y sociales hacia África, destinados a allanar el camino para esta visión africana.

Finalmente, en el escenario político,  se destaca el compromiso el Reino por consolidar sus relaciones bilaterales y multilaterales, así como su adhesión a los Acuerdos de Paz de Abraham, mostrando madurez y avanzado sentido del pacifismo.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA