Imagen verdadera de la RPDC

51

La curiosidad unánime de la comunidad internacional sobre la República Popular Democrática de Corea es cómo el país pudo resistir las severas sanciones obligadas por el Occidente.

Sin embargo, la imagen del país que hace caso omiso de las sanciones es “misteriosamente” positiva. Es muy dubitativo si está o no bajo las duras sanciones sin precedentes.

Fuerza “misteriosa”

Las sanciones y presiones impuestas por el Occidente contra la RPD de Corea tienen propósito de “atrofiarla” mediante el estancamiento, la sofocación y el colapso de todas las esferas del país y en particular su economía.

Pero, la economía del país sigue siendo estabilizada pese a las sanciones super-intensivas. Al contrario, está registrando una curva de ascenso, no la curva de caída que se presencia frecuentemente en las economías capitalistas.

El país asiático ha establecido el sistema que apoya en los materiales domésticos y técnicas propias en la producción de hierro, acero, fibras y fertilizantes, está logrando un cambio en la arquitectura de acuerdo con la demanda de la nueva era, y produce de manera autóctona metros (trenes subterráneos), tractores, tranvías, trolebuses y camiones.

Las tiendas están llenas principalmente de mercancías de marcas domésticas, y esto demuestra intuitivamente el crecimiento cualitativo y cuantitativo de la industria ligera del país. Las estructuras arquitectónicas recién construidas o remozadas no son inferiores a las mejores del mundo.

El Reparto Ryomyong, que visitantes extranjeros a la RPDC elogian como un “reparto del pueblo en el siglo XXI”, fue levantado en un año; los 44 bloques de rascacielos, viviendas de multipisos para 4 800 núcleos familiares y los 40 edificios públicos son de tipo ahorrativo de energía y de verde.

La fuerza “misteriosa” que impulsa el desarrollo tan notable es nada menos que el espíritu de apoyarse en sus propias fuerzas. Esto es la voluntad invariable de la RPD de Corea que no se apoya en otros sino avanza por su propia fuerza.

La realidad de la Corea socialista, que está siendo más potente, logrando un desarrollo milagroso y creando la vida más feliz pese a las crueles sanciones, sirve de una guía que enseña cómo países y naciones que aspiran la independencia antiimperialista deben combatir la arrogancia y la tiranía de los países occidentales.

Realidad del país “misterioso”

Corea del Norte es un país de diablo. Sus habitantes son incultos y nada es completo. Ni un taxi. Numerosas personas sin hogar.

¿Qué es la realidad del país que se ha reflejado en los ojos de los visitantes extranjeros?

Estos están diciendo unánimemente que la RPD de Corea es un país libre tanto de los desempleados, vagabundos, mendigos como de los asesinatos, salteadores, drogas de abuso y prostitución, el resultado de la deformación mental y un producto inevitable de la sociedad capitalista.

La RPDC está invariablemente haciendo valer las políticas de amor para el pueblo y el futuro aún en medio de los brutales bloqueos, presiones y sanciones inhumanos obligados por el Occidente.

Los niños se consideran como reyes del país; en los palacios y las casas culturales, ubicados en todas partes del país, ellos gozan a plenitud de sus deseos y talentos sin pagar ni un centavo, una realidad completamente diferente a los países occidentales donde los niños consideran lo esencial poseer mantas antibalas contra violencia de fusiles.

El Hospital Pediátrico Okryu situado en Pyongyang, capital del país, cuenta con aulas y maestros para continuar la educación de los pacientes durante su hospitalización. Visitar este hospital constituye una buena oportunidad para experimentar la asistencia médica y la enseñanza obligatoria gratuitas establecidas en el país.

Merece mención la política del Estado sobre trillizos que nacen a veces en la Casa de Maternidad de Pyongyang; madres reciben la asistencia médica a cargo del Estado desde el día de hospitalización hasta el día de salida del hospital; por otra parte, se otorgan espadines de plata a trillizos y a padre, anillos de oro a trillizas y a madre.

En una ocasión alguien dijo que la era sin oro fue verdadera “era dorada”, y la RPD de Corea, donde está repleto de afecto y amor, armonía y felicidad, es una “tierra ideal” en una “era de oro”.

Si este es un “país diabólico” como difama el Occidente, ¿cómo debemos llamar la sociedad occidental, donde la fraudulencia, artimaña, conflicto, confrontación y la ley de la selva son la base principal de las relaciones sociales?

DEJA UNA RESPUESTA