Ideal político del Secretario General

300

Hoy en día atrae la atención de las multitudes el ideal político de Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea, el cual se resume en la prioridad de las masas populares.

Un día él dijo a unos funcionarios que por mucho que uno trate de desarrollar su ideología, de ella no sacará más concepto que el tener que ser servidor del pueblo. Esto es un botón de muestra del ideal político que tiene.

 

Noble concepto del pueblo

El pueblo es el objeto de mayor respeto y veneración de Kim Jong Un. Para éste es artífice de la revolución y construcción, fuente de fuerza inagotable y ser omnipotente. Todo existe por él y nada puede colocarse por encima de él.

Gracias al dirigente coreano, la esencia del kimilsungismo-kimjongilismo, ideología rectora del Partido del Trabajo de Cora, fue formalizada como prioridad de las masas populares, se lanzó la idea de materializarla en toda la sociedad y la consigna ¡Todo por el pueblo, todo apoyándose en las masas populares! Se convirtió con seguridad en el principio y el modo fundamentales de las actividades partidistas y estatales.

Los hechos asombrosos que hoy ocurren en la sociedad coreana se deben al concepto que tiene Kim Jong Un del pueblo.

 

Confianza en el pueblo

Kim Jong Un deposita una confianza absoluta en el pueblo. Su credo político consiste en que la fuente de todos los milagros está en la fuerza inagotable del pueblo y no en la fuerza misteriosa del cielo y que apoyándose en esa fuerza nada es irrealizable en el mundo. En una ocasión expresó a unos cuadros que él no intenta hacer la revolución valiéndose de unos individuos, que las masas populares son artífices y encargados directos del proceso revolucionario y constructivo y que él pretende hacer la revolución apoyándose en las amplias masas populares.

Siempre que enfrenta una tarea colosal o dificultades múltiples, acude primero al pueblo, le plantea el problema con toda franqueza y así traza la estrategia. El pueblo acepta su confianza como algo muy valioso y sigue fiel a su dirección con una misma voluntad.

 

Tarea más importante

Kim Jong Un protege con firmeza la vida del pueblo en medio de las más duras pruebas.

Nada es más importante que esa tarea. Está convencido de que en ese asunto no se puede ceder un paso ni permitir la mínima aventura y que para el pueblo se debe tomar incluso medidas trascendentales e inauditas.

Cuando en mayo pasado en Corea surgió de forma improvista una emergencia a raíz de la introducción del virus maligno, con su clarividencia tomó una resolución categórica y adoptó enérgicas medidas de prevención. En varias reuniones importantes del Partido definió estrategias y tácticas originales. Visitó farmacias capitalinas para conocer en detalles sobre el abastecimiento de medicamentos. También hizo enviar a hogares necesitados los botiquines preparados en su propia familia. Durante el período de la máxima emergencia que duró más de 90 días, leyó un total de 1 772 documentos con 22 956 páginas.

 

Entrega total

La entrega total es la esencia del idel político de Kim Jong Un.

Sus palabras de que es preciso bajar estrellas del cielo si el pueblo lo desea, que no puede haber satisfacción en el trabajo por él y que para él se debe caminar y caminar hasta que se desgaste la suela de los zapatos hablan de su espíritu de la entrega total.

Con ese espíritu realiza sin interrupción los viajes de trabajo. Se monta en avionetas, trenes subterráneos y tranvías diciendo que él debe ser el primero en hacerlo porque son medios que transportarían a las masas. A bordo del funicular de la Estación de Esquí Masikryong que estaba en ensayo, subió hasta la cima del monte para comprobar su estabilidad y comodidad. Hace dos años en que una imprevista crecida azotó varias regiones del país, sufrió como nadie la tragedia de los damnificados y tomó in situ medidas pertinentes.

 

DEJA UNA RESPUESTA