El afecto por los soldados de la RPDC

283

El 30 de diciembre de 2011, Kim Jong Un, Presidente de los Asuntos Estatales fue nombrado Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la RPD de Corea. Desde entonces hasta la fecha, él puso de manifiesto sus cualidades extraordinarias como general genial, entre ellas destaca el afecto por los soldados.

Kim Jong Un considera como su deber noble atender bien a los soldados. Los valora como entes más poderosos y preciosos que el armamento moderno y logra la unidad y fortalecimiento de todo el ejército con la fuerza de amor.

Siempre enfatiza a los oficiales que tengan presente que ellos existen para los soldados y deben cuidarlos con amor fraternal para que lleven una vida sana y optimista. En su visita a una unidad de defensa de una isla de la costa occidental del país, recomendó reiteradamente a los comandantes que les depositaba la vida de los soldados, que los atendieran como a sus hermanos carnales y acondicionaran el puesto como el hogar de los militares.

Para él los soldados son sus hijos carnales. Es por eso que se dirige a cualquier lugar donde estén ellos, por muy peligroso que sea el camino, y comparte alegrías y penas con ellos. Una vez visitó en barquito de madera a las unidades de defensa de islas ubicadas en el punto más tenso de la costa occidental y otra vez, enseñó la clave de tiro certero en los campos de ejercicios. Navegó en submarino junto con marinos y presenció ejercicios de vuelo de aviadores.  Dirigía sobre el terreno el lanzamiento de prueba de armas sofisticadas ora por la noche avanzada ora por la madrugada temprana.

Generalmente los comandantes  hacen la inspección sobre unidades para confirmar la preparación de combate, cosa muy ordinaria para ellos.

Antes de examinar los ejercicios de combate Kim Jong Un recorre el dormitorio, el comedor, el depósito de alimentos, el cuarto de baño, el terreno de autoconsumo, campo de reposo al aire libre y se interesa por la vida de ellos preguntándoles la tierra natal, oficio de padres, etc.

Las fotos que el Comandante Supremo se tomó junto con soldados transmiten hechos emocionantes. En un puesto de la primera línea del frente donde se enfrentaban cara a cara con enemigos lo hizo diciendo que los padres de soldados se sentirían muy alegres al conocer la noticia. En una unidad femenina de artillería de costa, conocida compañía de caquis, se fotografió con cada una de las soldados permaneciendo allí mucho tiempo. Aun en Panmunjom, lugar de símbolo de la confrontación RPDC-EE.UU. se posó para la foto con soldados.

Fue cuando cierto año los tripulantes de un cazasubmarinos de la Marina del Ejército Popular de Corea cayeron en el cumplimiento de una misión de combate.  El Comandante Supremo, sin contener la tristeza, dijo que buscaran a cualquier costa sus cadáveres y celebraran con solemnidad el acto fúnebre. Hizo esculpir su nombre en la lápida del panteón y lo visitó para expresar profunda condolencia. Y para aliviar la tristeza de los familiares de difuntos, por pequeño que sea, hizo todo lo posible. En una palabra, Kim Jong Un es, antes del Comandante Supremo, el padre de todos los soldados.

Bajo su mando el EPC se fortalece como una agrupación invencible que comparte el mismo destino con su Comandante Supremo.

DEJA UNA RESPUESTA