Veinte años que han cambiado la faz del reino marroquí (1999-2019)

91
El Rey Mohammed VI accedió al poder en julio de 1999. Durante su reinado de 20 años se han realizado obras de gran magnitud que han elevado el desarrollo de Marruecos, a tal grado que han colocado a este país como uno de los más avanzados en el norte de Africa.

20 años de reinado de Mohamed VI

Dos décadas pueden aparecer como mucho. Pero en la evolución (positiva) de un país son pocos… muy pocos si sabemos lo que faltaba y lo que casi, 20 años después sobra en este nuevo Marruecos convergido resueltamente hacia el futuro, gracias a las políticas económicas y sociales emprendidas por el Rey Mohammed VI, quien, desde su entronización, no ha escatimado tiempo ni esfuerzo para que el Reino se erija en modelo y pionero entre los países en desarrollo.

¿Lo ha logrado?

Dos décadas pueden aparecer como mucho, pero en la evolución (positiva) de un país son pocos… muy pocos si sabemos lo que faltaba y lo que casi, 20 años después sobra en este nuevo Marruecos convergido resueltamente hacia el futuro, gracias a las políticas económicas y sociales emprendidas por el Rey Mohammed VI quien, desde su entronización, no ha escatimado tiempo ni esfuerzo para que el Reino se erija en modelo y pionero entre los países en desarrollo.

¿Lo ha logrado?

Sin la menor duda y sin vacilación la respuesta es positiva, aunque se debe precisar de que lo está consiguiendo.

Así las cosas, Mohammed VI ha llevado a Marruecos en un proyecto de modernización multidimensional y a largo plazo, marcado por la puesta en marcha progresiva de diversas infraestructuras que han abierto el camino a nuevas perspectivas para el desarrollo y la consolidación de la competitividad de la economía marroquí con una impresionante aceleración de las inversiones en infraestructuras y a la realización de grandes proyectos estructurales, como el Complejo Portuario Tánger Med, el tren de alta velocidad “Al BORAQ”, el programa de aceleración industrial y la estrategia de energías renovables.

Infraestructuras, pero, sobre todo, inversión en el potencial humano: de  súbditos, los marroquíes con Mohammed VI se han convertido en ciudadanos.

Un rey ciudadano… un ejemplo.

Problemas y… soluciones…. Un país en el que se buscan soluciones a los problemas y no problemas a soluciones.

La mujer y sus derechos, la justicia y su dimensión correcta, el ejerció del poder y la noción del rendimiento de cuentas. Un Marruecos igualitario en el que los marroquíes se sienten protegidos al amparo de la inmunización de unos y la autosugestión de otros y en el que el ciudadano se sien te motivado y protegido por la ética del poder y la perfecta adaptación de la vida política, económica y cultural a los v alores morales y éticos.

En síntesis: Mohammed VI, el rey del cambio… un cambio que está aún en su comienzo, pero que avanza inexorablemente hacia la evidencia de que la paz social se obtiene solo con la justicia social.

Una voluntad de cambio y mejora inoxidable y una saludable remodelación de lo que debe ser enmendado. Marruecos en marcha.

Pocos países en el mundo han realizado lo que ha realizado el Marruecos de Mohammed VI en sus 20 años de reinado.

 

DEJA UNA RESPUESTA