Tambalea la cumbre EU-Norcorea

0
9

El pasado fin de semana, Estados Unidos y Corea del Norte acordaron reunirse el próximo 12 de junio en Singapur para llevar a cabo un diálogo sobre la situación conflictiva en la península coreana. El optimismo parecía emanar ante la perspectiva de que una distensión de la crisis. Este miércoles, el líder norcoreano Kim Jong-un cimbró al mundo al amenazar con cancelar dicha cumbre, si Washington insiste en presionar por una desnuclearización total del país.

La renuencia norcoreana se debe a las declaraciones hechas por el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, quien en las que recomienda que Pyongyang adopte el “modelo libio” de desnuclearización. Hoy el gobierno del país asiático ha puesto en duda que una reunión bilateral pueda desarrollarse bajo esas presiones, a lo cual Trump también inyecto incertidumbre.

“Tendremos que ver sigue la cumbre. No nos han notificado ninguna decisión”, dijo en conferencia de prensa donde destacó que su principal propósito es lograr la desnuclearización de Corea del Norte.

Para Pyongyang, el diálogo continuará en la agenda, pero destacó que no aceptará que se le someta a un proceso semejante al que describe Bolton. De entrada, el régimen norcoreano considera la simple recomendación como una falta de respeto a su poderío nuclear, la carta más fuerte con la que obliga a Trump a negociar.

“Si Estados Unidos nos acorrala y exige unilateralmente que nos deshagamos de nuestro programa nuclear, dejaremos de tener interés en las conversaciones y tendremos que reconsiderar si aceptamos la próxima cumbre estadounidense-norcoreana”, señaló un comunicado del viceministro de Exteriores Kim Kye-gwanl, a través de la agencia oficial KCNA.

Sólo para que lo sepan: Durante la cuestión libia, se obligó al presidente Muamar Kaddhafi a desmantelar su infraestructura militar nuclear. Poco después se realizó una incursión aéreo con la que comenzó el derrocamiento del mandatario, mismo que terminó muerto por facciones rebeldes, apoyadas por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Esto se interpreta como negociar en debilidad, algo que Corea del Norte no está dispuesto a hacer y, por el contrario, busca mantener su potencial nuclear disuasivo a todo costa.

Para Kim, las declaraciones de Bolton son “una manifestación de una iniciativa tremendamente siniestra para imponer sobre nuestro propio digno Estado el destino de Libia o Irak, que se derrumbaron por haber sometido la totalidad de sus países a las grandes potencias”.

 

DEJA UNA RESPUESTA