Irán abre un frente en el norte de Africa

214

 

De Eduh Yaahi

La Guardia Revolucionaria no se detiene y ahora se dedica a encender un peligroso rebrote de lucha contra Marruecos, viejo amigo de Israel, que es el último en sumarse, por ahora, a los «Acuerdos de Abraham».

De acuerdo con Ehud Yaari, el suministro de drones de ataque al «frente polisario» podría eliminar el alto el fuego en torno al «Sáhara Occidental» e incluso conducir a un conflicto militar entre Marruecos y Argelia.

En discretas conversaciones, los asesores del rey Mohammed VI ya están dando señales de que volverán a pedirnos ayuda.Según informes de diversas fuentes en Estados Unidos, Francia y España, los iraníes pretenden -y puede que ya hayan comenzado- trasladar a Argelia una gran cantidad de drones de ataque de los últimos modelos del Shahad, que ya están siendo operados. por los rusos en Ucrania.

Se supone que al menos algunos de ellos serán entregados a los combatientes del «Polisario» en la región de Tinduf, en el suroeste de Argelia. Están ubicados en los campos de refugiados de las tribus saharauis, que huyeron con la toma del Sáhara Occidental por parte de Marruecos cuando los españoles lo evacuó en 1975.

Los rebeldes han estado soñando con conquistar la tierra, pero hasta ahora Marruecos ha logrado detener adecuadamente las incursiones en el desierto, entre otras cosas por medio de cientos de kilómetros de muros de tierra que Israel ayudó a diseñar.

En los últimos años, los combates se han calmado y Marruecos ha ido ganando cada vez más apoyo internacional a su propuesta de otorgar autonomía a la tierra en gran parte deshabitada.

El «Polisario» rechinó los dientes, pero no tuvo fuerzas para reanudar la campaña. Sus mecenas argelinos temían meterse en líos y prefirieron, por ejemplo, pedir a Estados Unidos que intentara conseguirles una carretera a los marroquíes para trasladar mercancías por la costa atlántica de Mauritania.

Ahora Irán entra en escena, con la esperanza de crear un nuevo tipo de amenaza para Marruecos: convertir al «polisario» en una fuerza militar como las milicias que estableció diligentemente en Siria, Irak y Yemen -como en Gaza- y aquellos a los que está tratando de establecer en Azerbaiyán, Afganistán y otros rincones del mundo.

Los iraníes, aparentemente, no están solos: Rusia está tratando de conseguir una base naval de Argelia, la abastece de armas y ya ha trasladado a través de ella a Malí y Burkina Faso (después de los golpes militares allí) los mercenarios de la «Wagner Grupo».

El ejército francés se cansó y se retiró, y Putin pretende penetrar más en la franja desértica del «Sahel». Recordemos que Israel espera establecer relaciones con los países del «Sahel», como Níger y Mauritania, para abrir una ruta aérea para vuelos directamente sobre ellos, a través de los cielos de Sudán y Chad, directamente a Brasil y Argentina.

Si prevemos ataques suicidas con drones contra Marruecos, la imagen en el norte de África cambiará. Se requerirá un gran esfuerzo estadounidense para evitar una confrontación abierta entre Marruecos y Argelia, que ya se han enfrentado en el área de Tinduf en el pasado.

Los iraníes pueden adquirir nuevos puestos de avanzada que aumentarán su capacidad para chantajear y amenazar y, por supuesto, permitirán nuevos puntos de partida para sembrar el terrorismo.

Todo esto está sucediendo en la distancia, pero todavía está demasiado cerca de nosotros.

 

 

Ehud Yaari

La Guardia Revolucionaria no se detiene y ahora se dedica a desatar un peligroso estallido de hostilidades contra Marruecos, viejo amigo de Israel, que es el último en sumarse, por ahora, a los Acuerdos de Abraham.
El suministro de drones de ataque al «polisario» podría acabar con el alto el fuego en torno al Sáhara Occidental e incluso desembocar en un conflicto militar entre Marruecos y Argelia.
En discretas conversaciones, los asesores del rey Mohamed VI ya dan señales de que volverán a pedirnos ayuda.
Según informaciones de diversas fuentes en Estados Unidos, Francia y España, los iraníes pretenden -y puede que ya hayan comenzado- trasladar a Argelia una gran cantidad de los últimos drones de ataque de Shahad, que ya explotan los rusos en Ucrania.
Se cree que al menos algunos de ellos fueron entregados a combatientes del «polisario» en la región de Tinduf, en el suroeste de Argelia. Están los campos de refugiados de las tribus saharauis, que huyeron con la toma del Sáhara Occidental por parte de Marruecos cuando los españoles lo evacuaron en 1975. En torno a estos campos se encuentran desde hace décadas las bases de los rebeldes, que sueñan con conquistar lo que era suyo. Hasta ahora, Marruecos ha logrado detener las incursiones en el desierto, entre otras cosas a través de los cientos de kilómetros de muros de tierra que Israel ayudó a diseñar.
En los últimos años, los combates se han calmado y Marruecos ha ganado gradualmente un creciente apoyo internacional a su posición de otorgar autonomía a este territorio en gran parte deshabitado. El poliserio cruje

 

DEJA UNA RESPUESTA