EE.UU. y sus aliados convierten a la península coreana en un polvorín incierto: advierte consejero en seguridad de la RPDC

881

Choe Ju Hyon comenta la expansión de ejercicios de guerra por EE.UU.

Pyongyang, RPDC. Abr. 7, (ACNC).- El comentarista en asuntos de seguridad internacional, Choe Ju Hyon, hizo público el día 6 un artículo intitulado «La expansión de los ejercicios de guerra agresiva encabezados por EE.UU. deviene en un detonador que lleva la situación regional de la Península Coreana a punto de estallar». La nota dice lo siguiente:

La confrontación militar de EE.UU. y sus acólitos con la República Popular Democrática de Corea calienta aun más la situación de la región de Península Coreana.

Estados Unidos, que a pesar de nuestras reiteradas advertencias severas, vulnera la seguridad regional al ejecutar de manera simultánea y multilateral los ejercicios militares conjuntos anti-RPDC de máxima envergadura y sin precedentes, realizó los días 3 y 4 un entrenamiento conjunto navaal con Japón y Corea del Sur.

Las fuerzas aliadas acaudilladas por EE.UU. movilizaron el portaaviones nuclear estadounidense Nimitz, los destructores Aegis Wayne E. Meyer y Decatur y otros buques de guerra de Japón y el Sur de Corea para adiestrar la batalla antisubmarina y la búsqueda y socorro en el mar alrededor de la Península Coreana, fomentando así el clima de conflicto contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Las fuerzas hostiles sueltan, sin vacilación alguna, los disparates amenazantes anti-RPDC, diciendo con respecto a estas maniobras que su objetivo era mejorar la capacidad de reacción de los aliados frente a la amenaza submarina de Corea del Norte y que se han promovido el fortalecimiento del disuasivo y la cooperación de seguridad de la alianza.

Ahora, la comunidad internacional desea unánimemente que se implanten la paz y seguridad en la Península Coreana tras eliminarse lo más pronto posible el nubarrón de guerra nuclear.

Sin embargo, EE.UU. y sus fuerzas satélites llevan a la fase extremadamente peligrosa la situación regional acrecentando la intensidad y envergadura de los ejercicios militares conjuntos de diversas formas desde el inicio del año presente.

Tropas sudcoreanas participando con Estados Unidos en las maniobras navales del 13 de marzo.

En cooperación con Corea del Sur, Washington libró desde marzo, varios entrenamientos de guerra agresiva contra la RPDC, entre otros, «Freedom Shield» y «Sangryong». Y esta vez, incluyó a Japón en el ejercicio naval tripartita, demostrando así ante todo el mundo su fachada abominable del criminal principal de la exacerbación de tensión de la Península Coreana y el cáncer de la seguridad regional y la paz mundial.

En esta tierra existen más de 200 países grandes y pequeños y cada uno de ellos realizan los ejercicios bélicos según sus derechos autodefensivos. Pero, los ejercicios de guerra anti-RPDC son los únicos que se desarrollan por parte de EE.UU. y sus aliados satélites durante todo el año apuntando contra un Estado específico y movilizando enormes equipos militares.

Las maniobras militares conjuntas encabezadas por EE.UU., que se libran en la región de la Península Coreana movilizando cientos de miles de efectivos aliados, suficientes para una guerra total, y todos los recursos estratégicos nucleares, reconocidos por él mismo como sofisticados, resultan de los entrenamiento de una guerra agresiva inaudita e incomparable con otros del mundo tanto en su carácter belicoso como en su tamaño e intensidad.

Ante esta situación tan tirante creada en la Península Coreana, quienquiera que tuviera conocimientos y juicio sano puede discernir fácilmente quién es el autor del empeoramiento de la situación de la Península Coreana y quién acarrea el nubarrón de guerra.

Como reconoce toda la sociedad internacional, debido a estas maniobras militares conjuntas de EE.UU. y sus aliados, la Península Coreana se va convirtiendo en un polvorín grande que nadie sabe cuándo estallará, y sus contornos en un campo de tiro privado de las tropas agresoras norteamericanas, así como en un lugar de exhibición de armas estratégicas de talla mundial.

La realidad insoslayable espera la posición más evidente de las fuerzas de autodefensa de la RPDC y su respuesta más clara.

El disuasivo de guerra de la RPDC mostrará con las sucesivas acciones ofensivas su responsabilidad y confianza en su misión importante.

-0-

DEJA UNA RESPUESTA