Defiende la ONU, el pacto nuclear iraní pese a la renuencia de Trump

0
197

La semana pasada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump desestimó el Acuerdo nuclear firmado por el Grupo 5 +1 con Irán en 2015. Trump calificó la iniciativa como una verguenza para Washington. Según él, el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), es más bien “una tapadera para una eventual construcción de un programa nuclear”. Este jueves, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) puso las manos al fuego por Irán y declaró que es “absolutamente esencial” que el pacto nuclear con la nación islámica siga adelante.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres destacó que el acuerdo ha permitido dar un ambiente de paz y estabilidad a la crisis nuclear iraní. Guterres también condenó al mandatario estadounidense por haberse negado a certificar el proceso, el cual se inició en 2015 bajo el mandato de Barack Obama, al lado de Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohani, denunció las actitudes de su homólogo norteamericano por romper o introducir modificaciones a un acuerdo que ha estado funcionando bien. Asimismo destacó la honorabilidad de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) por asumir su responsabilidad en dar su apoyo al convenio.

“El JCPOA puede servir de un buen modelo para impulsar la paz y la estabilidad en la región y el mundo y, por ello, es muy importante que la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica) y el secretario general de la ONU asuman su responsabilidad y lo apoyen y fortalecen, en particular, contra quienes infringen sus compromisos”, afirmó Rohani.

Rohani reiteró que el proyecto balístico de Irán es puramente defensivo y destacó que el desarrollo de sus misiles es innegociable.

 

Sólo para que lo sepan: Irán podría estar en la misma situación que sucedió con Corea del Norte. En 1994, Norcorea llegó a un “Acuerdo Marco” con Estados Unidos que lo comprometía a suspender la producción de plutonio y a desmantelar todos sus programas de armas nucleares. A cambio, el gobierno de Pyongyang recibiría asistencia tecnológica de Washington para construir dos centrales nucleares modernas accionadas por reactores de luz y agua. El acuerdo se interrumpió cuando el presidente republicano George W. Bush incluyó a Corea del Norte en la lista del Eje del mal (países promotores del terrorismo). Ante esto, los norcoreanos reaccionaron poniendo en marcha su programa nuclear, el cual dieciséis años después, se ha visto coronado con la posesión de armamento estratégico nuclear y un sistema balístico capaz de lanzar ojivas a objetivos intercontinentales.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA