Vladimir Putin buscará reelegirse y gobernar Rusia hasta el 2024

0
244

Hay expertos analistas que piensan que los gobiernos no logran una madurez política porque no tienen la oportunidad de reelegirse en algunos países como México. Otros señalan que donde sí se puede hacer, estos logran mayores objetivos por contar con más tiempo para alcanzar sus planes políticos, estamos hablando de naciones como Alemania, China y, por supuesto, Rusia.

Este jueves, el presidente Vladimir Putin advirtió que va por otro periodo presidencial y que desde ahora perfilará sus baterías políticas para lograr la reelección en los comicios de marzo del 2018. De lograrlo, el ex agente de la KGB contabilizaría 18 años en el poder, con a posibilidad de extender su mandato hasta el 2024.

Putin es considerado por la prensa mundial como la persona más poderosa del mundo. El actual presidente Donald Trump no ha dejado expresarle su gran admiración desde que llegó a la Casa Blanca e incluso hasta se sospecha que fue él quien le limpió el camino de baches para llegar a la silla presidencial de la potencia más grande del mundo.

Desde que llegó al Kremlin en el 2000, Putin ha enfocado todo su trabajo en reinstalar a Moscú como una de las principales potencias mundiales a tal grado que ahora todos le temen cuando hay elecciones. En el mundo de los años 2000, difícilmente se puede ver que haya intervenciones militares para cambiar el destino político de algún país, pero a Moscú se le ocurrió que una forma de hacerlo en controlando o corrigiendo el desarrollo de las elecciones en cualesquier parte del mundo.

A Rusia y, sobre todo a Putin, se le atribuyen las victorias del bloque separatista del Brexit y de Trump el año pasado. Con ello, puso en jaque a la Unión Europea, uno de sus principales enemigos, que ahora se debate en cómo mantener la fuerza de sistema supraestatal.

También se dice que metió las manos en favor del “Sí” en Cataluña y metió en problemas a España, abriendo al camino a un divisionismo nacional. A partir de entonces, todos los países buscan protegerse de una posible intervención rusa.

Putin ha desarrollado más un gobierno de lealtades políticas que un sistema democrático. En realidad es una Unión Soviética reforzada que, en el fondo, sigue controlando el destino de la nación mediante beneficios del tipo gangsteril, tal y como sucedía en los mejores tiempos del poder soviético.

Su éxito ha consistido más en crear grupos de intereses que actúan y compiten entre sí. Este procedimiento, no es visto de manera agradable por los jóvenes, quienes han protagonizado manifestaciones contra la enorme corrupción que ha generado el estilo de gobierno de Putin.

Entre sus opositores, Putin enfrentará a Ksenia Sobchak, hija del alcalde Anatoli Sobchak y gran amigo suyo. También se encuentran Guennadi Ziugánov, el jefe del Partido Comunista de Rusia, Grigori Yavlinski, del partido liberal Yábloko, y Boris Titov, el defensor de los derechos del empresariado.

Dicen que sin suerte nada funciona y el líder del Kremlin parece que las trae todas consigo, pues quien sería su principal rival opositor, el abogado Alexéi Navalni, una persona muy popular entre la juventud que exige el fin de la corrupción, no podrá registrarse oficialmente como candidato electoral por haber sido condenado por fraude; una acusación que muchos consideran como políticamente motivada.

 

DEJA UNA RESPUESTA