Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU avalan la iniciativa marroquí de autonomía en el Sahara

173

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró una reunión el 10 de abril de 2022, dedicada a la cuestión del Sáhara marroquí. Los miembros del Consejo de Seguridad fueron informados por el Enviado Personal del Secretario General de la ONU, Staffan de Mistura, que realizó una gira regional por Marruecos, Argelia y Mauritania en enero de 2022.

Estas consultas tienen lugar en un contexto marcado por el creciente apoyo al Sáhara marroquí, la legitimidad de los derechos del Reino sobre sus provincias del sur y el plan de autonomía como única solución a este contencioso regional.

TE PUEDE INTERESAR: http://www.embajadastv.com/portada/nicaragua-y-marruecos-crean-grupo-de-amistad-para-fortalecer-cooperacion-bilateral/

Nicaragua y Marruecos crean grupo de amistad para fortalecer cooperación bilateral

En efecto, la preeminencia, la seriedad y la credibilidad de la iniciativa marroquí han sido consagradas en 18 resoluciones consecutivas del Consejo de Seguridad desde 2007, incluida la resolución (2602) adoptada en octubre de 2021, que subraya la preeminencia del formato de mesa redonda acogido por los miembros del Consejo de Seguridad. Sin embargo, Argelia está postergando y rechazando el proceso de la mesa redonda.

Cabe recordar que la última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que prorrogó el mandato de la MINURSO por un año (31 de octubre de 2022), consolidó y confirmó la continuidad del proceso de la mesa redonda con sus modalidades y sus cuatro participantes -Marruecos, Argelia, Mauritania y el polisario- como único marco para la solución del conflicto regional sobre el Sahara marroquí.

El Consejo de Seguridad debería estar en la práctica para dictaminar la posición de las partes que quieren una solución política a esta disputa regional y a las que vacilan y prefieren el statu quo. Por ello, Argelia ha enviado varias cartas al Consejo para oponerse y cuestionar el formato de las mesas redondas.

Según una fuente de Nueva York, el Consejo de Seguridad está ansioso por relanzar el proceso, subrayando que requiere calma y serenidad, mientras que Argelia y el polisario utilizan la estrategia de la huida hacia adelante.

Por otra parte, la MINURSO continúa su misión de observación del alto el fuego, notificando al Consejo la información de la calma y serenidad que prevalece en la región, a pesar de la campaña de propaganda del polisario y de Argelia, de una situación de guerra ficticia mientras ataca a Marruecos a través de los símbolos de una nación de más de catorce siglos de historia.

La reunión también se produce en un momento en el que la iniciativa de autonomía marroquí sigue recibiendo un fuerte y activo apoyo por parte de los Estados miembros de la ONU, una gran parte de los cuales apoya el plan de autonomía.

Por ejemplo, España considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como «la base más seria, realista y creíble para la resolución del contencioso» sobre el Sáhara marroquí.

El pasado mes de enero, Alemania también consideró el plan de autonomía como un «esfuerzo serio y creíble por parte de Marruecos y como una buena base para llegar a un acuerdo» sobre este conflicto regional.

Las recientes decisiones de España, Alemania y Filipinas se producen tras el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la plena soberanía de Marruecos sobre su Sáhara y su apoyo a la iniciativa de autonomía como única base para poner fin a este contencioso.

La situación internacional también está marcada por la apertura de 25 consulados generales de países árabes, africanos y americanos en las ciudades de El Aaiún y Dajla, el último de los cuales es el de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO), que incluye a seis Estados miembros de la ONU. La apertura de estos consulados es una muestra del reconocimiento internacional del Sáhara marroquí.

Argelia sigue negándose a cumplir los requerimientos del Consejo de Seguridad, reiterados desde 2011, que le piden que respete sus obligaciones internacionales realizando un censo de la población de los campamentos de Tinduf. Como país de recepción, Argelia tiene la obligación de facilitar el mandato de protección del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, permitiéndole proceder al registro y censo de estas poblaciones.

Argelia tiene plena responsabilidad moral, jurídica y penal por los abusos y violaciones de derechos humanos que se han perpetrado en su territorio en los campamentos de Tinduf.

En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, Argelia, como titular de obligaciones específicas derivadas de los tratados, está obligada a prevenir, investigar y castigar estas violaciones y a ofrecer reparación a las víctimas.

En agosto de 2018, el Comité de Derechos Humanos de la ONU se alarmó por el abandono de Argelia de sus prerrogativas en los campamentos de Tinduf en beneficio del polisario. El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se mostró muy preocupado por el hecho de que dicha postura fuera contraria a las obligaciones de Argelia de garantizar a todas las personas que se encuentren en su territorio los derechos reconocidos por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Con esta flagrante implicación, Argelia incumple las obligaciones que le impone el derecho internacional humanitario y contradice su figura de mero país de recepción. En lugar de garantizar la protección de estos supuestos refugiados, Argelia no sólo permite que sufran abusos en su territorio a manos de actores ajenos, sino que además asigna a sus fuerzas de seguridad la tarea de entrenar a los instigadores y por tanto participar en estos abusos.

Pedro Díaz de la Vega
Presidente de la Alianza de Amistad México – Marruecos

DEJA UNA RESPUESTA