Inicia la UE campaña para reconquistar a RU

0
203

Desde la aprobación del Brexit en junio del 2016, las cosas no han sido sencillas ni para Gran Bretaña ni para la Unión Europea. De hecho, subsisten tres puntos básicos que ambas partes deben cumplir: garantizar el estatus migratorio de los ciudadanos europeos en Reino Unido; definir la frontera entre la República de Irlanda, que es miembro eurocomunitario y la más delicada de todas, la factura económica que Londres deberá pagar a Bruselas por su divorcio regional, el cual asciende a 60 mil millones de euros.

Las dos primeras se puede decir que son aspectos donde han podido llegar a un acuerdo que permita mantener la vigencia migratoria a los ciudadanos europeos que viven en las islas y el suelo británico y la frontera irlandesa tampoco será un problema mayor, pero es la negociación de la suma a pagar la que mantiene atorada la salida británica del bloque europea. Una acción que ya está calentando lo ánimos de ambas partes.

Ya en diciembre pasado, la primera ministra británica Theresa May había dicho que pagaría una suma que rondaría entre los 45 y 55 mil millones de euros, lo cual Bruselas considera que está por debajo de los que está pidiendo. Este lunes, las autoridades eurocomunitarias destacaron a todos los vientos que están dispuestos a recibir nuevamente a Reino Unido en las filas europeas, si así lo desea. Una actitud que más bien parece reconocer que Londres no se encuentra en posibilidades de pagar una cara salida regional.

Tanto el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk como el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dejaron ver a su contraparte inglesa May que el bloque aún puede recibirlos con los brazos abiertos y dejar a un lado las exigencias económicas.

“Nosotros, en el continente, no hemos cambiado de parecer. Nuestros corazones siguen abiertos para vosotros (los británicos)”, dijo Donald Tusk, mientras que Juncker lo reafirmaba comentando “Nuestra puerta permanece abierta y espero que esto se escuche claramente en Londres”.

Esta es la situación que tienen Reino Unido y la Unión Europea a poco más de un año de que concluya el plazo de negociaciones establecido para concretar el Brexit, que para el 29 de marzo de 2019 deberá quedar formalizado finalmente.

 

DEJA UNA RESPUESTA