Exenta Trump a México y Canadá de aranceles, por el momento

0
100

Un día después de que Donald Trump condicionara la continuación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a la adopción de mayores compromisos por parte de México y Canadá, este miércoles, exentos a sus dos socios de los aranceles al acero y el aluminio; una medida que al parecer mantendrá al resto de la comunidad internacional.

“En el caso de Canadá y México, nuestro objetivo es tener un nuevo TLCAN y, una vez que lo hagamos, las tarifas no se aplicarán a ellos”, dijo Steven Mnuchin, secretario de Comercio estadounidense en una comparecencia ante la Cámara de Representantes.

Pese a que la medida exime a los dos países, les recomendó que se mantengan cautelosos pues el proceso de revisión del acuerdo trilateral aún sigue en proceso. “En la medida en que alcancemos nuestro objetivo de renegociar el TLCAN, que es la prioridad, Canadá y México estarán exentos de esas tarifas”, afirmó.

En realidad, la aplicación de un arancel al acero del 25% impacta más sobre Canadá, pues es el principal proveedor de esa materia prima que Estados Unidos destina a sectores estratégicos como el militar, la aeronáutica y la construcción. Se trata más bien de simple aviso de que Trump seguirá adelante con su estrategia de presionar a sus socios hasta que obtenga de ellos las concesiones que él quiere dentro de las negociaciones del acuerdo regional.

Sin embargo, analista internacionales coinciden en que sus intenciones podrían retardarse ante la cercanía de las elecciones presidenciales en México y las de medio término en Estados Unidos, estas últimas son cruciales para que Trump mantenga la mayoría en el Congreso y el Senado.

Sólo para que lo sepan: El propio equipo de Trump no está de acuerdo en imponer estos aranceles porque consideran que podrían desatar medidas espejo como ya lo ha empezado a hacer la Unión Europea con otros productos como los jeans Levis, las motocicletas Harley-Davidson, las naranjas de Florida y el whisky bourbon. Un ejemplo de esta situación lo es la renuncia de Gary Cohn , principal asesor económico de la

Casa Blanca, quien se opone a las medidas del magnate inmobiliario.

“Ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica. Estoy agradecido con el presidente por darme esta oportunidad y le deseo a él y a la administración un gran éxito en el futuro”, dijo en un comunicado en Wall Street.

DEJA UNA RESPUESTA