La RPDC en la lucha por el socialismo y la paz mundial

683

El ejemplo de vida y las enseñanzas del Gran Líder KIM IL SUNG, fundador de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), continuadas y fortalecidas por sus dignos sucesores KIM JONG IL y el actual Presidente KIM JONG UN resurgen y esplenden hoy con mayor fuerza y vigencia.

En efecto, ante la incertidumbre y graves problemas económicos, políticos y sociales de la actualidad, agravados por la llegada del neofascista y sionista Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, que han sumido al mundo en el riesgo creciente de una conflagración de consecuencias imprevisibles, resaltan las ideas y los principios de los tres grandes líderes de la RPDC.

Más aún cuando observamos que la estrategia económica global implementada por el Consenso de Washington conocida como neoliberalismo ha fracasado en todos los planos, llevando al mundo a la más injusta distribución de la riqueza de toda la historia de la humanidad, evidencia la plena validez de las ideas del socialismo como estrategia de liberación de todos los pueblos del mundo y no sólo del pueblo coreano, en virtud de que la vía socialista de desarrollo tiene como prioridad la distribución justa de la riqueza, además del fortalecimiento de las fuerzas productivas de manera sustentable, hasta poner fin a la explotación del hombre por el hombre y a la querella del hombre contra la naturaleza.

Antes de continuar estos juicios, es necesario reiterar los objetivos esenciales de los líderes de la RPDC, sintetizados en las ideas del Juche y la política del Songun:
-El mantenimiento firme de la vía socialista de desarrollo en la RPDC.
-La reunificación de Corea en una sola patria.
-La seguridad y la paz de la península coreana y del mundo entero.
Las iniciativas y propuestas para avanzar en el logro de estos objetivos se han activado desde el momento mismo de la firma del armisticio que suspendió las hostilidades bélicas de la llamada Guerra de Corea 1950 1953. Como sólo un ejemplo de ello es la Iniciativa para la reunificación de Corea denominada “Dos sistemas una nación”, a la manera del caso similar de Hong Kong y la República Popular China. Esta iniciativa de larga data es de fines del siglo pasado.

Los ejemplos más recientes de iniciativas y acciones que marcan verdaderos hitos en la historia son las entrevistas directas en Singapur y en Vietnam entre el Gran Camarada KIM JONG IL y su homólogo norteamericano D. Trump. La primera realizada el 12 de junio de 2018 y la segunda entre el 27 y el 28 de febrero de 2019.

Ambas entrevistas directas sorprendieron gratamente al mundo entero, habida cuenta del contexto inmediato anterior pletórico de amenazas, hostilidades y sanciones económicas, diplomáticas y políticas implementadas por el Presidente D. Trump contra la RPDC, que colocaron a los dos países al borde la guerra. Y aun antes, la Declaración de Phanmunjom del 27 de Abril de 2018 que se consolidó en los acuerdos del día 19 de septiembre del mismo año con la firma de la «Declaración Conjunta de Pyongyang de Septiembre», entre el Máximo Líder de la RPDC Camarada KIM JONG UN, junto con el Presidente de la República de Corea, Moon Jae In.

Todos estos logros y muchos más han sido precedidos por enormes esfuerzos y el despliegue de oficio político, sabiduría, habilidades diplomáticas y, sobre todo, de la experiencia histórica y el invaluable legado de las enseñanzas y el ejemplo de los grandes líderes encabezados por el fundador de la RPDC, el inolvidable y querido camarada KIM IL SUNG, el jefe de estado más joven de la II Guerra Mundial y cuya obra fue consolidada por el incansable y brillante sucesor inmediato el gran camarada KIM JONG IL.

Hoy esplende la figura de otro joven Gran Dirigente, Máximo Líder de la RPDC, el Camarada KIM JONG UN.

Cabe recordar que la ambición de las potencias imperiales por Corea, sobre todo de los Estados Unidos, no es nueva. La península coreana es un territorio relativamente pequeño, apenas 224 252 kilómetros cuadrados (menor que el estado mexicano de Chihuahua) solo que su ubicación geográfica es estratégica.

Está casi totalmente rodeada y bañada por el Océano Pacífico, frente a Japón y su pequeña frontera continental al norte limita con China y Rusia. Quien domine la península coreana domina toda Asia.

En consecuencia, es de recordarse que la codicia yanqui contra Corea se inició desde 1830 con acciones intervencionistas que se interrumpieron por la Guerra de Secesión Norteamericana (1861-1865) al término de la cual se reiniciaron con el envío del Buque de Guerra General Sherman a la península coreana, que invadió al país en agosto de 1866. El posterior dominio militar japonés sobre Corea en 1905 y hasta 1945 fue aceptado a cambio de que Japón permitiera el domino yanqui sobre Filipinas, mediante el acuerdo Katsura-Taft del 29 de julio de 1905.

Sin embargo, hoy por hoy, la codicia imperial yanqui va más allá de la importancia geográfica, estratégica o comercial de la península coreana. De manera específica, la RPDC no es considerada nación enemiga sólo por el hecho de poseer armas nucleares y misiles intercontinentales con poder para alcanzar cualquier punto del territorio continental de los Estados Unidos.

Debemos considerar que además de Norteamérica, existen por lo menos 8 países que poseen armas nucleares como Israel en primer término. También Rusia que es el segundo lugar mundial por su arsenal nuclear estratégico; Gran Bretaña, Francia, China, India, Pakistán y Sudáfrica. Contra todos ellos no hay bloqueo económico ni son considerados enemigos mortales de los Estados Unidos. ¿Por qué sí la RPDC es el principal blanco de las agresiones yanquis?

La respuesta es sencilla: Porque la RPDC es un país socialista. Ya en 1946, en un informe del principal asesor político del presidente Truman se afirmó: “Si bien Corea no es un país grande, es escenario de un guerra ideológica que puede decidir todo nuestro éxito en Asia”.

A pesar de todos estos antecedentes y las problemáticas actuales, la historia y la lucha denodada del pueblo coreano inspirada en sus grandes líderes KIM IL SUNG, KIM JONG IL y hoy por la acción sabia del Máximo Líder camarada KIM JONG UN, obtendrá finalmente la victoria.

Reafirmamos que con la honrosa excepción de Cuba en el continente americano, la RPDC es el único bastión del socialismo en el planeta y centro del movimiento de la reconstrucción socialista. Después de la caída del socialismo en la URSS y en los demás países del centro-este europeo, la RPDC ha seguido y seguirá con la bandera roja en alto, impulsando su avance hacia la creación de una sola patria coreana unificada, así como la derrota definitiva del imperialismo para que esplenda el futuro luminoso del socialismo en todos los pueblos del mundo.

*El autor es secretario general del Partido Popular Socialista (PPS) en México.

 

DEJA UNA RESPUESTA