La convicción del pueblo coreano en el socialismo

543

Pasaron más de 70 años desde la fundación de la República Popular
Democrática de Corea. En aquellos años el pueblo coreano cultivó en lo profundo de su corazón la convicción de que no existe en el mundo ningún sistema social mejor que su régimen socialista centrado en las masas populares.

Su convicción es la confianza en que su ideología y régimen social son los más justos y superiores; la firme fe en que su futuro brillante también se asegura por su socialismo; el espíritu audaz de que con sus propias fuerzas pueden crear sus felicidades que otros envidiarían.

La posición invariable de avanzar sin vacilación por el camino dirigido por sus propias ideas y líneas cualesquiera que hablen otros, la voluntad de valorar más que sus vidas las tradiciones y principios preparados en la construcción socialista y defenderlos a toda costa, el optimismo de que la victoria se gana venciendo los desafíos y la felicidad superando penas, éstos constituyen el poderío espiritual del pueblo coreano que toman el socialismo por su convicción.

Entonces, ¿en qué se basa su convicción tan firme del pueblo coreano?

Justamente dicho, se basa en su confianza absoluta en sus líderes, quienes concibieron las ideologías y teorías del socialismo centrado en las masas populares y las encarnaron cabalmente, y así establecieron el mejor sistema social en el mundo.

El Presidente Kim Il Sung presentó la idea «Iminwichon» que considera el pueblo como el cielo y la definió como la ideología principal del socialismo coreano, junto con las teorías de que el pueblo es el dueño de todo, todo sirve para el pueblo y deben apoyarse en las masas populares para construir la sociedad desarrollada.

A finales del siglo pasado Corea sufría de las pésimas pruebas: el Presidente Kim Il Sung falleció, se derrumbaron sucesivamente los regímenes socialistas en los países europeos orientales y los imperialistas y sus aliados concentraban la lanza de su ataque contra ella. Sonaban alborotadamente en la sociedad internacional las voces que hablan sobre el cambio de la política de Corea.

Pero, bajo la dirección del Dirigente Kim Jong Il el pueblo coreano nunca se desvió del camino seleccionado por sí mismo y venciendo todos los desafíos sin precedentes en la historia se alzó a la altura de la potencia ideológico-política y militar mundial. Es por eso que los coreanos veneran gran fundador de la Corea Socialista al Presidente Kim Il Sung y gran imagen al Dirigente Kim
Jong Il.

Hoy el máximo Dirigente de Corea es Kim Jong Un, Presidente del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea. Él atrae el foco de la sociedad internacional como el más distinguido líder político contemporáneo y todo el mundo está lleno de admiración por su capacidad política con que tomó la iniciativa de la actual corriente a la paz de la Península Coreana y la región nordeste de Asia.

El Máximo Dirigente, heredando la política de amor al pueblo del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, lanzó la consigna «¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares¡» y practicó la política de darle primacía al pueblo y absolutizarlo. Su amor y afecto a su pueblo fermenta e inspira la armonía y la hermosura de la sociedad coreana, penetrando como los rayos solares en la vida de los pueblos coreanos, en sus sueños e ideales.

Su amor y afecto al pueblo se reflejan totalmente en las políticas populares y en la actual prosperidad animada, lo que demuestra el futuro más poderoso y brillante de la sociedad coreana. Este amor y afecto a su pueblo del Máximo Dirigente Kim Jong Un se hace del fuente del amor del pueblo a su Dirigente, tan desinteresado, verdadero, absoluto e incondicional.

Hoy el pueblo coreano se recuerda de los Presidentes Kim Il Sung y Kim Jong Il mirando al Máximo Dirigente Kim Jong Un y consolida su confianza de que teniéndolo a él, podrá salir victorioso sin falta. Estoy seguro de que no hay en el mundo otro país en que el pueblo guarda a su líder en su corazón y le apoya como una persona.

Es una verdad inmutable y conformada durante los 70 años de la RPDC, lo que saldrá victorioso para siempre el socialismo coreano que avanza por la fuerza de la unidad monolítica del líder y su pueblo.

*El autor es gerente general de Tele Andina 23.

 

DEJA UNA RESPUESTA