El triunfo del socialismo coreano

173

Es inevitable el triunfo del socialismo coreano ante el capitalismo voraz que actualmente existe, ya que cuando el Gran Líder Inmortal Kim Il Sung creó la inigualable ideología del Juche, dejó al mundo un auténtico socialismo
donde el ser humano es el dueño de todo universo.

En la República Popular Democrática de Corea (RPDC) toda su población goza de una ancha vida independiente libre de la explotación y opresión, que es el anhelo de las masas populares. Este socialismo al estilo coreano le llevó mucho tiempo para implantarlo pero con el apoyo de las masas populares el Gran Líder Inmortal Kim Il Sung, lo pudo lograr trabajando cada instante de su vida, inculcando los principios ideológicos y demostrándole a su población que el hombre es el eje del mundo.

Asimismo, dejó asentado que el hombre se encuentra dotado de tres cualidades que nacen y se desarrollan con él que son la independencia, la creatividad y la conciencia; el hombre dotado de estas cualidades tiene la capacidad de tomar a la naturaleza, transformarla y ponerla a su servicio.

La Idea Juche es una concepción homocéntrica del mundo que ha aclarado
las características esenciales del hombre en su calidad de ser social con
independencia, creatividad y conciencia. Esta teoría implantó un nuevo
principio filosófico, el de que el hombre es dueño de todo y lo decide todo, así
como un punto de vista y actitud originales de tratar todo el fenómeno partiendo de sus intereses y considerar todos los cambios y evoluciones teniendo como lo principal las actividades del ser humano.

La ideología Juche puso en la máxima altura la dignidad y el valor del hombre. El socialismo establecido en Corea encarnar esta doctrina homocéntrica, que hace que del hombre sea el dueño de todo y que todo le sirva a él. Hoy en día está al crecer y consolidarse de continuo e intensificando su papel, imprime con éxito sus rasgos a toda la sociedad. La fisonomía de socialismo está cobrando, de modo gradual sus rasgos y completando los aspectos de la
sociedad sin clases.

Al decir que el socialismo encarna las exigencias innatas de la clase obrera, no
significa de modo alguno que sea de una comunidad exclusivamente para esa
clase. Las demandas de los obreros se identifican con la de todas las clases y
capas interesadas en el progreso social y la sociedad donde las materializan,
se aviene también a estas clases y capas.

El socialismo coreano a partir de su naturaleza intensifica el colectivismo y sólo
entonces es posible desplegar en pleno juego el poder creador de las masas
populares y lograr su independencia total. La experiencia práctica demuestra
que si uno toma el camino de fomentar el individualismo en vez de
encaminarse a fortalecer el colectivismo conforme a la exigencia consustancial
de la sociedad socialista acarrea las graves consecuencias que pone en peligro el socialismo.

Cuando se dice que la sociedad socialista está basada en el colectivismo, esto
no significa que se pueden menospreciar los intereses del individuo. En esta
sociedad no sólo son respetados los intereses del colectivo sino los del
individuo. Y se conjugan los intereses de las dos partes. En los intereses del
colectivo también están los del individuo. El colectivismo no se opone a los
intereses del individuo, sino a los individuales que van en detrimento de los del
colectivo. Y exige poner en primer lugar los intereses del colectivo.

En la sociedad socialista donde materializando la idea Juche se considera al
hombre como el ser más valioso, se respetan tanto los intereses colectivos
como los individuales y se brinda máxima atención a cada persona. Es por eso que para proteger el principio ideológico del socialismo coreano, el Gran Líder Inmortal Kim Il Sung inició la política del songung basada esta y
apoyándose en el poderío militar nutriéndolo a todo el ejercito de la genial y
universal ideología Juche, continuada y desarrollada por el Querido Dirigente
Kim Jong Il. Logrando así la unidad monolítica entre el líder, el partido , el
ejército y las masas populares, una diferencia notable es que en la República
Popular Democrática de Corea los principios ideológicos se dieron en forma
consecuente antes durante y después de la transformación social en su país.
La fortaleza indestructible del socialismo coreano consiste en la frecuente
enseñanza de los principios ideológicos a toda su población.

No cabe duda que no existe otro socialismo en la actualidad superior al
socialismo de la República Popular Democrática de Corea, es por eso que los
últimos años la RPDC ha venido demostrándole al mundo la gran capacidad
y poderío del desarrollo de su pueblo en lo científico, cultural y militar.
Actualmente la República Popular Democrática de Corea, bajo la sabia dirección del Máximo Dirigente Kim Jong Un, continúa solidificándose aún más la unidad monolítica y demostrándole al mundo entero que los triunfos y desarrollo continuarán en todos los campos social, económico y militar para el bienestar de su pueblo.

*El autor es secretario general Latinoamericano y del Caribe por la Reunificación Pacífica de Corea.

DEJA UNA RESPUESTA