Costumbre de vestir coreano

114

Siendo una costumbre tradicional relacionada con la confección y el modo de vestir de chima (falda) y jogori (blusa) preferidas por las coreanas, constituye un patrimonio cultural inmaterial del Estado.

Chima y jogori, vestido tradicional de las coreanas, se divide en dos partes: la superior y la inferior.

Jogori, la superior, está compuesta de kit (cuello), mangas, tongjong (tirilla), korum (cordones), hoejang (pedazo de tela de repuesto) etc., y chima, la inferior, se ha hecho para la comodidad de actividades.

En la época de Coryo (918-1392), la falda de anchura era más generalizada que la plegada y la costumbre de fijarla por la cintura cambió por la de hacerla en la parte pectoral.

En el período de la Dinastía Feudal de Joson (1392-1905) estaba de moda la falda de anchura que hizo pliegues solo en la cintura para que se ensanchara gradualmente por debajo.

De acuerdo con el atavío de las mujeres se variaron también los peinados como trenzado, moño, etc., y esto formaba parte de la costumbre del atavío coreano.

La técnica de su confección se desarrolla mediante la enseñanza profesional en institutos superiores o escuelas que instruyen sobre el traje coreano y el diseño y la elaboración en el sector de la industria de confección de ropas y también se divulga y generaliza por conducto de la exhibición de vestimentas, cursillo técnico, muestrario de modelos, medios audiovisuales, televisión y radio.

La costumbre de atavío coreano es la más representativa que simboliza la nación coreana.

Para transmitirla eternamente como excelente tradición nacional, el Estado toma concreta medida de protección y aplica otras estatales e institucionales.

DEJA UNA RESPUESTA