¿Nazis huachicoleros?*

591

La actual lucha contra el llamado huachicoleo, iniciada por la actual administración, al parecer tiene raíces tan lejanas como la presencia del nazismo en México; bueno al menos, así lo piensa Juan Alberto Cedillo en un artículo titulado «el primer antecedente de robo de combustible a gran escala a Pemex: huchicoleros nazis, escrito para el portal Enlace judío.

Según Cedillo, el robo de combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex) prácticamente fue realizado por agentes del Tercer Reich enviados a México para «saquear y llevarse de contrabando miles de barriles» de combustible para que sus submarinos pudieran seguir operando en aguas del Atlántico, y ahorrarse los enormes costos que significarían repostar sus sumergibles en Europa.

El analista comenta que el entonces presidente Lázaro Cárdenas ya tenía conocimiento de estas prácticas. Estamos hablando de 1940, cuando la Segunda Guerra Mundial ya estaba en su pleno apogeo. En ese entonces, Cárdenas recibió un reporte de la Secretaría de Gobernación elaborado por Heriberto Conrado Meili, titulado “Los Nazis en México”, donde destacaba el espionaje del Tercer Reich sobre la industria nacional.

«Salvo nuevos indicios, creemos que la industria petrolera es por ahora la única que ha merecido interés especial por parte del nazismo», escribió Conrado Meili. “En Petróleos Mexicanos, tanto en la Administración como en las refinerías como en los campos mismos, se encuentra ocupado un gran número de empleados y técnicos nazis”, agregaba el informe.

Sólo para que lo sepan: La nacionalización del petróleo por parte de Cárdenas, decretado en 1936, pero puesto en vigor dos años después, puso en serios predicamentos a Holanda, Gran Bretaña y Estados Unidos, quienes poseían la mayoría de los yacimientos de crudo del país. Como una contramedida, decidieron imponer un boicot al petróleo mexicano, por lo cual no podría comercializarse en áreas de influencia de estos países.

Fueron Alemania e Italia, quienes poco después conformarían el bloque del Eje en la segunda gran conflagración, quienes aplaudieron la medida y no sólo eso, sino que le compraron alrededor del 70% de sus exportaciones.

Según cuenta el experto, «durante los últimos meses del gobierno de Cárdenas comenzó a recortar las ventas a Hitler».

Hay que recordar que durante el gobierno de Manuel Avila Camacho, México había iniciado un trato estratégico con Estados Unidos que lo llevó a declarar la guerra a los países del Eje, así como a aportar a los Aliados el Escuadrón 201, que fue asignado al frente del Pacífico.

Cedillo comenta que a partir de ese declive, los agentes alemanes organizaron una intrincada red para que el petróleo continuara llegando de contrabando a las refinerías de Hamburgo a través de Panamá.

Agregó que oficiales del «ejército nazi operaban como espías en el Distrito Federal y organizaban un sistemático saqueo a la refinería de Pemex localizada en Cerro Azul, Veracruz».

«Los alemanes instalaron tomas clandestinas y ductos que enterraron para llevar combustibles a la costa», dijo Cedillo. «De ahí lo trasladaban a unos almacenes que construyeron en Isla de Lobos, así como en otras pequeñas islas, para que los submarinos alemanes se surtieran de diésel y no tuvieran que regresar a Europa».

Asimismo, señaló que el arquitecto de esa operación fue William Rhodes Davis, petrolero estadounidense que murió “oficialmente” de un súbito ataque cardíaco en agosto de 1941, pero la Inteligencia Británica se atribuye su muerte para frenar el saqueo de combustibles en Cerro Azul.

Para 1942, las relaciones entre México y los Aliados ya eran una realidad. Lama la atención que el ingreso de México a la Segunda Guerra Mundial se haya dado al parecer por el hundimiento de varios buques petroleros mexicanos a manos de submarinos germanos.

El analista político también agregó que años después de terminar el conflicto en Europa las tomas clandestinas fueron descubiertas. Parte de esas válvulas y ductos se utilizaron para crear una “escultura” que ahora se encuentra en la zona de lo que fue la refinería.

¿Qué les parece? Aunque en circunstancias diferentes, el saqueo de combustibles ha sido un hecho más que real, recurrente, en este país.

*Información tomada del portal Enlace judío.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA