Destapan a Cambridge Analytica como factor siniestro del Brexit

0
217

Si Cambridge Analytica es el bicho en observación en los microscopios del mundo, entonces Christopher Wylie es el microbio que todos quieren estudiar e incluso aislar del tejido informático. Se trata de un ex trabajador de esa firma a quien se le responsabiliza de la aplicación usada para alterar datos obtenidos de Facebook y lograr la victoria del Brexit y, por supuesto, la del magnate inmobiliario Donald Trump.

En una entrevista concedida recientemente a la revista Spiegel, Wylie aseguró que “el Brexit no habría sido posible sin la intervención de su ex empresa. La integridad del proceso del Brexit en su conjunto es altamente cuestionable”, reconoció Wylie.

Wilye reconoció que él y otros dos colaboradores suyos entregaron a la comisión electoral de Reino Unido un dossier de 46 páginas y tres discos duros con emails y declaraciones de testigos que pondría en evidencia los lazos de Cambridge Analytica con destacados líderes vinculados al Brexit.

Tanto la publicación germana como el diario británico The Observer, destaparon el proceso en el que más de 50 millones de datos de usuarios de Facebook fueron usados con la clara intención de favorecer a Trump en las elecciones presidenciales celebradas en la Unión Americana en 2016.

Con ello, se encuentran entre las patas del caballo los ministros británicos de Asuntos Exteriores, Boris Johnson y de Medio Ambiente, Michael Dove, quienes dirigieron la campaña oficial en favor del Brexit (Vote leave). ¿La razón? haber usado los servicios de otra empresa de análisis de datos Aggregate IQ (AIQ), con sede en Canadá y que además es filial de Cambridge Analytica.

“AIQ y Cambridge Analytica trabajaban mano a mano y utilizaban idénticas herramientas digitales”, reveló Wylie.

¿Cómo lo hicieron? El ex trabajador de la firma señaló que la intención era claramente usar los datos de usuarios para crear perfiles con preferencias y debilidades de las personas involucradas en los procesos políticos, es decir, un uso ilegal y malintencionado de la información de redes sociales a fin de ejercer influencia sicológica en los individuos. “Se trata de zambullir a las personas en un auténtico torbellino de noticias falsas”, señaló Wylie.

Reconoció que el proceso fue a todas luces un fraude que, además permitió desviar poco más de 620 mil libras en concepto de donativo a AIQ, quien a su vez con ello financió una campaña de activistas en favor de BeLeave. La maniobra les permitió destinar más dinero al permitido a las campañas de targeting”, explicó el analista, de origen canadiense y residente en Londres.

Sólo para que lo recuerden: En el Brexit, el Beleave se impuso al Bremain por un escaso 4 por ciento de votos. Wylie aseguró que sin las maniobras realizadas por Cambridge Analytica, la victoria del primero no hubiera sido posible. La misma escasa situación ocurrió en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Johnson, sobre quien pesan las acusaciones de manipulación electoral, rechazó las acusaciones y reiteró que el referéndum sobre el Brexit se ganó “de manera justa, decente y legal”.

DEJA UNA RESPUESTA