Cataluña, independencia pírrica

0
446

No nací en Cataluña, pero soy catalana por sangre y porque vivo en estas tierras a las que amo tanto como a mi propio país de nacimiento.

Me siento consternada y preocupada ante los últimos acontecimientos. Un día nos despertamos con la consigna de la independencia. Y no es que antes no hubiera existido el deseo…
Hace años que algunos catalanas tienen el deseo de ser independientes de España. Pero nunca como ahora había surgido un grupo que la buscará con tanto empeño.
Si analizamos lo que significa independizarse, encontramos que aquellos que lo desean son personas que viven en una especie de esclavitud frente a un gobierno, pueblo o patrón que les exige demasiado, que les maltrata, que no respeta sus derechos…
Cataluña es una comunidad de España con los mismos derechos y obligaciones que las demás comunidades. A nadie se le esclaviza y todos vivimos una vida pacífica, ordenada y con derechos que nos hacen ciudadanos de España y de la Unión Europea.
Personalmente hago constar que vivo maravillosamente en una de las ciudades más hermosas de Europa. Barcelona.
El domingo pasado salieron a la calle miles y miles de catalanes de todas las condiciones y edades para mostrar su reprobación a la independencia y su deseo de continuar siendo: Catalanes, Españoles y Europeos.
Es claro que si el grupo que favorece la independencia la consiguiera, condenarían a un grupo mucho mayor a convertirse en lo que no quieren. Seríamos catalanas, pero perderíamos los derechos europeos y españoles.
Políticamente saldría automáticamente de la Unión Europea. Y el nuevo país se vería con fronteras hacia España por un lado y hacia Francia por el otro. Pagaría aranceles que actualmente no paga. Y se enfrentaría a la dificultad de crear su propia moneda. Su propio congreso, policía, milicia y hasta sus dos grandes equipos de fútbol dejarían de serlo puesto que ya no podrían jugar en las ligas europea, etc. Sus jugadores buscarían equipos de nombre que les den prestigio.
Las empresas privadas más importantes e incluso algunas pymes han tomado la decisión de trasladar su domicilio fiscal fuera de Cataluña, nadie los ha obligado, a no ser las circunstancias . Esto reduce la cantidad de impuestos que esta nación recién nacida podría recaudar frente a la gran necesidad de recaudación para poder solventar sus gastos. Ya no recibiría dinero de España y si tendría que pagar la duda que con este país tubería contraída.
Querer independizarse no es cuestión de un ideal, es una gran empresa con serias dificultades. Habría que preguntarse si ese ideal vale la pena tanto, como para perder las garantías sociales y paz adquirida tras tantos años. Si vale la pena como dijo Vargas Llosa: Volver al tercer mundo. A comenzar de cero, sin apoyos. Cuando en realidad no se independiza de un opresor, de una situación de víctima o esclavismo.
Desde el punto de vista democrático, son muchos más los catalanes que desean seguir siendo lo que hoy son, que los que desean emprender la enorme tarea que significa crear una nueva nación. Por desgracia, tal y como pasó en Reino Unido se realiza un plebiscito sin informar de todas las consecuencias de votar un sí o un no.
De esa desinformación se deriva una respuesta puramente emotiva, no razonada. Y tener que asumir unas consecuencias desconocidas por una gran parte de los votantes.
Hoy vimos un parlamento catalán debilitado y por tanto su voluntad de independencia en voz de su presidente se percibió más condescendiente . ¿Ya lo pensaron mejor? ¿Han puesto emoción y razón en la balanza?
La historia no ha acabado, esperan dialogar, negociar…  Empiezan a dar largas. Y a mí me recuerdan de nuevo al Reino Unido, estos ya no saben cómo decir que siempre no. Pero Europa se los dijo, si te vas no regresas. Si Cataluña se independiza, muchos catalanes buscaremos refugio en España o en otros países de Europa, seremos echados de la tierra que amamos…
En un mundo globalizado ya no es momento de divorcios, es momento de uniones que fortalecen!
El texto fue escrito por Gabriela Arnaud, escritora y cineasta independiente mexicana con ascendencia catalana. Colaboradora de EmbajadasTV y corresponsal de Siempre! Las fotografías también son de su autoría.

DEJA UNA RESPUESTA