Castillo de Chenonceau, estrategia y belleza histórica

0
208

Hablar de castillos significa muchas veces, imaginarse las guerras medievales que se hacían para conquistarlos. Esa es sólo una parte de la historia. En efecto, eran construcciones que seguían un parámetro de seguridad y estrategia, pero también eran una muestra de esplendor y bonanza de sus propietarios. Eran residencia de los Señores de la Nobleza de la Edad Media y de los propios Reyes, que se adaptaban a usos militares para salvaguardar a los monarcas, quienes vivían en palacios fortificados, que además eran símbolos de poderío.

Vista aérea del Castillo de Chenonceau, en Francia.

El pasado martes 20 de febrero se expuso a la prensa mexicana por primera vez uno de los castillos más lujosos de Francia. Se trata del Castillo de Chenonceau, ubicado en el Valle de la Loire, al centro de ese país europeo. En realidad es más bien un conjunto de castillos situados en el curso medio y bajo del río Loire, que fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000. El 9 de julio del 2017 en su 41ª sesión, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, incluyó al Castillo de Chenonceau y su entorno bajo su legado.

También es conocido como el Castillo de las Damas.

En la historia de Francia es conocido como el “Castillo de las Damas” debido a la estrecha vinculación con las Damas de la Corte de Francia que históricamente se le atribuyeron. La duquesa Diana de Poitiers y la noble Catalina de Médicis, entre otras, influyeron en su estilo y en su destino sin la mirada vigilante de sus consortes. El Castillo fue construido en 1513 por la Noble Francesa Katherine Briçonnet, embellecido sucesivamente por la Duquesa Diane de Poitiers y por la Noble Italiana Catherine de Médicis y salvado del rigor de la revolución por la Señora Louise Dupin, una gran dama de la alta sociedad francesa que convirtió algunos de sus más lujosos hogares en salones intelectuales en los que se dieron cita filósofos, políticos, artistas y científicos.

El Castillo de Chenonceau es un lugar histórico reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se realizan visitas que incluyen alimentos y eventos de convivencia en sus enormes jardines.

 

El Castillo de Chenonceau es un sitio excepcional, tanto por su original diseño sobre el río Cher en el que se refleja, como por sus jardines, su decoración y sobre todo por sus paisajes culturales vivos, evocando una idea de armonía perfecta entre la naturaleza, el agua, el viento y una arquitectura única, reconocida en el mundo entero que inspira un sentimiento de paz.

Esta impresionante herencia cultural mundial se compone de una treintena de habitaciones espectaculares; el vestíbulo abovedado, la gran galería de 60 metros de largo sobre el río, el gabinete verde desde donde la Noble Catherine de Médicis gobernó Francia, la habitación de la Reina Luisa de Lorena, decorada como una tumba y las cocinas construidas en los pilares del Castillo con acceso directo al río para el suministro de mercancías.

 

DEJA UNA RESPUESTA