Denuncia relator de DH de la ONU, violaciones de las fuerzas argelinas contra la población saharauí y migrante

75

Manda al Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes; el relator especial
sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; y el Relator Especial sobre
tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes

REFERENCIA:
AL DZA 7/2020

7 de abril de 2021

Excelencia,
Tenemos el honor de dirigirnos a usted en nuestra calidad de Relator. especial sobre los derechos humanos de los migrantes; Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; y Relator Especial sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, de conformidad con Resoluciones del Consejo de Derechos Humanos 43/6, 44/5 y 43/20.

En este contexto, queremos llamar la atención del Gobierno de Su Excelencia sobre la información que hemos recibido con respecto a la denuncias de ejecuciones extrajudiciales de dos refugiados saharauis por el Fuerzas de seguridad argelinas en un sitio minero al sur de la ciudad argelina por Auinet Balakraa. Estas violaciones serían parte de una tendencia más general de violaciones sistemáticas presuntamente cometidas por las fuerzas de seguridad argelinas contra refugiados saharauis y menores migrantes.

Según la información recibida:

En la tarde del 19 de octubre de 2020, un grupo de buscadores de oro saharauis
residente en los campamentos de Tinduf habría sido sorprendido por una patrulla de
el ejército argelino en un sitio minero no autorizado cerca del campamento de «Dakhla», al sur de la ciudad argelina de Auinet Balakraa. Fuentes dicen que los refugiados buscaban oro en un sitio minero no autorizado. Según la ley argelina, la minería no autorizada conlleva sanciones hasta de tres años de prisión y multas.

Después de escuchar disparos aparentemente hechos en su dirección por los soldados
argelinos, se dice que los refugiados saharauis se precipitaron a la trinchera de seis
metros de profundidad y, según los informes, se negaron a salir por temor a que los mataran. Las fuentes indican que habrían reconocido los vehículos del ejército argelino en el sitio. No hay información disponible que indique si la patrulla o los militares habrían emitido una orden de rendición.

Luego, la patrulla militar supuestamente prendió fuego al pozo minero usando mantas empapadas en gasolina y habrían abandonado el lugar sin importar el destino de los refugiados y sin brindar asistencia: esto resultó en la muerte de dos menores refugiados. Los dos jóvenes son Maha Ould Hamdi Oudl Suielem, de 42 años, y Ali Idrissi, de 34, quienes intentaron escapar del incendio, pero murieron de heridas graves a pesar de ser trasladados al hospital del campo en «Dakhla» en la ciudad de Rabouni, en Argelia, en circunstancias desconocidas. Los otros mineros lograron escapar. El 26 de octubre, los cuerpos de las dos víctimas fueron entregadas a sus familias en el campamento «Dakhla». De acuerdo con información recibida, no se ha abierto ninguna investigación sobre las circunstancias que ocasionaron la muerte de estas dos personas y los culpables no han sido procesados.

Según informes, el incidente provocó una serie de protestas en el campamento. Tinduf, donde los refugiados exigieron justicia para sus dos compañeros fallecidos. Estas atrocidades parecen ser parte de una tendencia más general de violaciones sistemáticas presuntamente cometidas por las fuerzas de seguridad argelinas contra refugiados saharauis y migrantes menores. Desde incidentes similares de presunto abuso de estos por parte de las fuerzas de seguridad.

La seguridad argelina informó en enero y mayo de 2020 cerca del frontera entre Argelia y Níger. El 1 de enero de 2020, las fuerzas de seguridad presuntamente mataron a tiros a tres menores migrantes que intentaban cruzar el frontera. El 15 de mayo de 2020, una patrulla del ejército argelino prendió fuego a un sitio de extracción de oro artesanal de Abadara, matando a tres migrantes y dejando a otros ocho con quemaduras y heridas graves de tercer grado. La represión y prácticas discriminatorias contra los refugiados habrían aumentado durante el estado de emergencia vinculado a la pandemia COVID-19 en los campamentos de Tinduf. En este contexto, las familias de las víctimas temen represalias y denuncian los casos a las autoridades.

Incidentes que implique un uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad argelinas contra los refugiados saharauis y migrantes migrantes no han sido investigado a fondo para responsabilizar a quienes cometen tales delitos, dejando a los residentes en riesgo de abuso por parte de Fuerzas de seguridad argelinas y sin posibilidad de enjuiciamiento por los abusos señalados y sobre todo para evitar que tales violaciones se repitan.

Se informa que no se ha abierto ninguna investigación sobre las circunstancias de estos
incidentes y que no se procesó a ningún responsable. Los refugiados del Sahara Occidental que viven en los campamentos de Tinduf son considerados refugiados prima facie desde 1975. Se estima en 173.600 el número de saharauis que viven en los campamentos de Tinduf, de las cuales unas 90.000 personas viven en condiciones precarias, según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

La población de refugiados sigue siendo extremadamente vulnerable y totalmente dependiente de la ayuda internacional para sus necesidades básicas y de supervivencia. La desnutrición y la anemia son problemas comunes entre los saharauis en los campamentos
Tinduf, según el Informe del Secretario General (S / 2020/938).

Las oportunidades económicas limitadas, vinculadas al clima severo y lejanía, dejó a los refugiados saharauis con muy pocas fuentes de ingreso. En ausencia de un marco legal adecuado para el asilo, los refugiados no gozan de ninguna protección porque se les consideran personas en situación irregular. El derecho al trabajo de los migrantes y solicitantes de asilo no está garantizado, lo que crea una situación que expone migrantes a la explotación y la trata de personas. La mayoría de los refugiados no tienen acceso al mercado laboral formal. Además, en respuesta a la Pandemia COVID-19, los campamentos fueron cerrados, resultando en la pérdida de muchos trabajos y otras fuentes de ingresos para los refugiados.

Las difíciles condiciones económicas llevan a algunos refugiados a violar las leyes como restricciones a la minería de oro y regulaciones de emergencia que afectan la libertad de movimiento, con el fin de apoyar sus necesidades y las de sus familias y como estrategia de supervivencia.

Sin desear en esta etapa de prejuzgar estas acusaciones, hay serias preocupaciones
expresadas en relación con las denuncias relativas a las ejecuciones extrajudiciales de dos
refugiados saharauis por las fuerzas de seguridad argelinas en un sitio minero al sur de
la ciudad argelina de Auinet Balakraa, así como el uso excesivo de la fuerza contra
migrantes menores. La muerte causada por un incendio en el pozo minero que se dice que fue provocado intencionalmente por una patrulla del ejército argelino podría equivaler a una ejecución sumaria y arbitraria, así como a tortura o tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Nadie debe ser privado del derecho a la vida por violación de la normativa minera o de otro tipo. También se expresan serias preocupaciones de que las violaciones supuestamente ilustran una práctica común de violaciones cometidas por las fuerzas de seguridad argelina contra los refugiados saharauis.

Asimismo, nos preocupa la falta de investigaciones, enjuiciamientos y sanciones por la presunta ejecución de los dos refugiados. Argelia debe investigar abusos y violaciones de derechos humanos perpetrados en los campamentos de Tinduf y entender el incidente señalado en esta carta y sancionarlos, ya que los presuntos abusos se producen en territorio argelino y, por tanto, están bajo la jurisdicción territorial de Argelia. Al respecto, recordamos que todas las muertes relacionadas con migrantes y refugiados, comprometen la responsabilidad del Estado, por lo que deben ser investigados de manera rigurosa. Recordamos además que la falta de investigaciones tiene graves consecuencias, incluida la creación y persistencia de un clima de impunidad, así como la ausencia de cualquier forma de reparación a los familiares de las víctimas, y que van hasta que la violación del derecho a la vida. De hecho, cada muerte debe ser investigada caso por caso, con el fin de establecer la identidad del fallecido, las causas de su muerte y los responsables. Las familias de las víctimas tienen derecho a participar en investigaciones con el fin de conocer la verdad sobre la muerte de sus seres queridos, la ubicación de sus restos y obtener la adecuada reparación y garantías de que estas acciones no se repitan.

Quisiéramos recordar al Gobierno de Su Excelencia que los Estados tienen la responsabilidad principal de prevenir y abstenerse de cualquier acto de intimidación y represalias. Los Estados también tienen la obligación de proteger a las personas víctimas de represalias, de investigar y proporcionar recursos efectivos a las víctimas de represalias. las familias de las víctimas de abuso como la que se describe en esta carta tienen derecho a acceder a un procedimiento de quejas independiente y deben beneficiarse de medidas para garantizar que no serán objeto de represalias e intimidación.

Instamos al Gobierno de Su Excelencia a garantizar que las fuerzas de seguridad y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley actúen con el debido respeto. El Estado de derecho y normas de derechos humanos. También instamos al Gobierno de Su Excelencia para realizar investigaciones rápidas y en profundidad, independiente e imparcial en todas las denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas contra migrantes menores, y en particular con respecto a circunstancias relativas a la muerte de los dos refugiados saharauis destacadas en esta carta. En particular no sólo con el fin de iniciar cualquier acción disciplinaria y judicial, sino de asegurar el enjuiciamiento de cualquier culpable de presuntas violaciones con miras a proporcionar reparación e indemnización adecuada para las familias de las víctimas.

En relación con los hechos alegados anteriormente, le pedimos amablemente remitirse al anexo adjunto en el que se establecen los textos relativos a los instrumentos normas legales y otras normas de derechos humanos establecidas.

Como es nuestra responsabilidad, en virtud de los mandatos que se han encomendado por el Consejo de Derechos Humanos, para solicitar su cooperación en la elaboración para aclarar los casos que se nos han llamado la atención, agradeceríamos al
Excelentísimo Gobierno por sus observaciones sobre los siguientes puntos:

1.- Por favor envíenos cualquier información o comentario complementario en relación a los alegatos antes mencionados.

2. Sírvase proporcionar cualquier información relacionada con las investigaciones abiertas a quien sea sujeto de las alegaciones antes mencionadas o que eventualmente puedan ser encausadas diligentemente. En el caso de que los presuntos culpables de estos, a quienes se les hayan identificado violaciones, envíenos los detalles para completar cualquier procedimiento legal que pueda haberse iniciado en este tema.

3. Sírvase proporcionar cualquier información relacionada con las medidas adoptadas, o
que fueran adoptadas, para asegurar el pleno respeto de los derechos de las familias de cualquier presunta víctima mencionada anteriormente, en particular con respecto a su derecho a una reparación adecuada, incluso en forma de indemnización, así como a las garantías de que no se repitan estas acciones.

4. Indique si existen mecanismos de denuncia independientes, eliminación de refugiados y otras personas que residen en el campamento y qué medidas se toman para garantizar que no estarán sujetos a represalias o intimidación.

5.- En cuanto a las preocupaciones expresadas sobre violaciones de la derechos humanos presuntamente cometidos contra refugiados Menores saharauis y migrantes, sírvase indicar qué medidas toma el Gobierno de Vuestra Excelencia para prevenir e investigar el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía contra estas poblaciones vulnerables.

6. Sírvanse proporcionar información sobre las medidas específicas adoptadas por Gobierno de Vuestra Excelencia para mitigar los efectos contingencias desproporcionadas que puedan tener las medidas de emergencia ante COVID-19 sobre grupos vulnerables, especialmente migrantes y refugiados, a fin de protegerlos. Entre estas, en particular, las medidas para mitigar el impacto en la pérdida de muchos puestos de trabajo y otras fuentes de ingresos para los refugiados.

Agradeceríamos recibir una respuesta suya a estas preguntas dentro de los próximos 60 días. Después de este período, esta comunicación, así como cualquier respuesta recibida del Gobierno de Su Excelencia, se hará pública en el sitio web que informa sobre estos comunicados. También estarán disponibles posteriormente en el informe habitual al Consejo de Derechos Humanos.

A la espera de una respuesta suya, instamos al Gobierno a Su Excelencia para tomar todas las medidas necesarias para garantizar la protección, derechos y libertades de las personas mencionadas, para iniciar investigaciones sobre la violaciones presuntamente perpetradas y llevar a los responsables ante la justicia. Nosotros instamos a su Gobierno a que adopte, si es necesario, todas las medidas a disposición para evitar que se repitan los hechos mencionados.

Acepte, Excelencia, el testimonio de nuestra más alta consideración.

Felipe González Morales, relator especial sobre los derechos humanos de los migrantes.
Agnes Callamard, relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias.
Nils Melzer, relator especial sobre la tortura y otros actos crueles, inhumanos o degradante.

 

Anexo

Referencias a instrumentos legales y otras normas establecidas relacionadas sobre los derechos humanos

En relación con los hechos alegados anteriormente, y con respecto a la denuncias relacionadas con ejecuciones extrajudiciales, nos gustaría recordar las Obligaciones que el Gobierno de su Excelencia ha asumido en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) que Argelia ratificó el 10 Diciembre de 1968 y que establece que toda persona tiene derecho a la vida y a la seguridad de su persona, que este derecho estará protegido por la ley, y que nadie será privado arbitrariamente de su vida (artículo 6); y el artículo 26 que prohíbe cualquier discriminación y garantizar una protección igual y efectiva para todas las personas contra cualquier discriminación. Además, el derecho a la vida está protegido por la Convención de 1951 relativo al estatuto de los refugiados y el Protocolo de 1967, ratificado por Argelia en 1963 y 1967, respectivamente. Asimismo, de acuerdo con el artículo 9 de la Convención sobre protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, que Argelia ratificó el 21 de abril de 2005, el derecho a la vida de los trabajadores migrantes y sus familiares están protegidos por la ley.

Principios básicos sobre el uso de la fuerza por los funcionarios cumplimiento de la ley

Deseamos recordar que la prohibición de la privación arbitraria de la vida, la tortura y otros malos tratos son absolutos y no son susceptibles de dispensación en todo momento. En consecuencia, el uso de la fuerza por parte de los responsables de la aplicación de la ley debe regirse siempre de acuerdo con las obligaciones internacionales. En este sentido, deseamos llamar la atención del Gobierno de Su Excelencia sobre los Principios Básicos sobre el Uso de la Fuerza y ​​el Uso de armas de fuego por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y el Código de Conducta. Según estos instrumentos, incluso en caso de emergencia, cuando la policía usa la fuerza, debe respetar los principios de necesidad, proporcionalidad y precaución.

El principio de necesidad requiere que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley no usen la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario y sólo en la medida apropiada para el desempeño de sus funciones. Por tanto, es necesario evitar tanto como posible uso de la fuerza y ​​armas de fuego y agotar primero los medios no violentos.

El principio de proporcionalidad requiere que, cuando se utilice, la fuerza debe ser proporcional al objetivo legítimo que se pretende alcanzar. La retención debe ejercerse en
en todo momento y los daños y / o lesiones deben mitigarse, en particular mediante
dar una advertencia clara de la intención de usar la fuerza; y proporcionando asistencia médica, lo antes posible, cuando sea necesario. El principio de precaución requiere que se tomen todas las precauciones razonables para evitar la pérdida de vidas humanas. Esto implica, en particular, la creación de estructuras de mando y control adecuados, para proporcionar una formación adecuada de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en el uso de la fuerza, incluyendo técnicas menos letales y, si es posible, exigir que una advertencia clara sea expedida antes del uso de la fuerza, y para asegurar que la asistencia médica esté disponible.

Además, los agentes del orden deben respetar el principio de no discriminación: tienen el deber de respetar y proteger los derechos humanos de cualquier persona, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otro tipo, origen nacional o social, fortuna, nacimiento o cualquier otra situación. En el contexto de la emergencia COVID-19, la policía debe tomar las medidas de precaución adecuadas y
fortalecido, y llevar a cabo una evaluación contextual de la necesidad y proporcionalidad del uso de la fuerza. Romper el toque de queda o cualquier restricción libertad de movimiento, no se puede justificar el uso de fuerza excesiva policial; en ningún caso esto debe conducir al uso de fuerza letal.

Cualquier pérdida de vida resultante del uso excesivo de la fuerza sin un cumplimiento estricto de los principios internacionales pertinentes mencionados anteriormente puede constituir una privación arbitraria de la vida.

La prevención efectiva de casos extrajudiciales, arbitrarios y resumen y cómo investigar eficazmente ejecuciones y actos de tortura

También nos gustaría llamar la atención del Gobierno de su Excelencia en las disposiciones relevantes de los Principios de Prevención ejecuciones extrajudiciales, arbitrarias y sumarias efectivas y con los medios para investigar eficazmente estas ejecuciones, aprobada por el Consejo Económico y Social en su resolución 1989/65 de 24 de mayo de 1989. El Principio 9 también insiste en la necesidad de investigaciones rápidas, exhaustivas e imparciales sobre todos los casos en los que extrajudicial, arbitraria y resúmenes. El Consejo agregó que esto engloba las obligaciones «de identificar y llevar a los responsables ante la justicia (…), para indemnizar según corresponda, en un tiempo razonable, las víctimas o sus familiares, y adoptar todas las medidas necesario, en particular de carácter legislativo y judicial, para poner fin a la impunidad y prevenir la repetición de tales prácticas». Este principio ha sido reiterado por el Consejo de Derechos Humanos en la resolución 8/3, declarando que «todos los Estados tienen la obligación de realizar investigaciones completas e imparciales de todos los casos presuntas ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias ”.

Las obligaciones de investigar, identificar a los responsables y traducirlos en la justicia también existe en virtud de los artículos 7 y 12 de la Convención contra tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, ratificados por Argelia el 12 de septiembre de 1989. Al respecto, recordamos que el párrafo 7 (b) de la resolución 16/23 del Consejo de Derechos Humanos insta a los Estados a tomar a los responsables no sólo de los que cometieron los actos de tortura, sino también de los que pudieron haber alentado, ordenado y tolerado tales actos; llevarlos ante la justicia e imponer una sanción acorde con la gravedad de la infracción, incluidos los agentes que hicieron la detención donde presuntamente se cometió el acto prohibido.

También deseamos llamar la atención del Gobierno de su Excelencia en estándares y principios internacionales relacionados con los criterios que deben ser respetados por las autoridades al investigar violaciones de derechos humanos de las personas, incluidas las ejecuciones arbitrarias o sumarias. En este sentido, me gustaría recordar el artículo 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticas (ICCPR), ratificado por el Gobierno de Su Excelencia el 12 de septiembre 1989, que estipula la obligación de proteger efectivamente los derechos del Pacto. Artículo 2, el párrafo 3, estipula la obligación de garantizar que todos tengan un recurso «Accesible y útil» para hacer valer estos derechos (Comité de Derechos Humanos, Observación general no. 31, párr.15). Porque no investigando
presuntas violaciones de derechos humanos podría dar lugar a clara violación del Pacto, el Comité de Derechos Humanos declara que la investigación debe llevarse a cabo de forma rápida, minuciosa y eficaz, por los organismos independiente e imparcial (párr. 15).

Los derechos de las víctimas y sus familias

Con respecto a los derechos de las víctimas y sus familias, el derecho de protección internacional del derecho legal de la víctima y del público a conocer la verdad, que autoriza a la víctima, a sus familiares y al público en general a buscar y obtener toda la información relevante sobre la comisión de la presunta violación, incluyendo la identidad del perpetrador, el destino de la víctima y su paradero y si corresponde, al proceso por el cual la presunta violación fue oficialmente autorizada. También incluye el derecho de la víctima a una reparación adecuada, pago de compensación monetaria, rehabilitación, satisfacción y
garantías de no repetición. La Convención contra la Tortura establece obligaciones
destinado a castigar a los torturadores, prevenir la tortura y ayudar a las víctimas de actos de violencia tortura. El artículo 14 prevé expresamente el derecho de las víctimas a obtener
remedio y debe interpretarse a la luz de los Principios Fundamentales y Directrices sobre el derecho a un recurso y reparación para las víctimas de violaciones. flagrantes violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y graves violaciones de ayuda humanitaria internacional.

Por otro lado, cuando se alegue plausiblemente que funcionarios públicos han cometido violaciones flagrantes o sistemáticas de los derechos humanos o han sido cómplices, las autoridades ejecutivas del Estado o de los Estados interesados ​​son requeridos para llevar a cabo una investigación oficial efectiva por su propia iniciativa (motu proprio) que se inicia sin demora, que recopila todas las pruebas relevantes y que probablemente dé lugar a la identificación y, en su caso, a la sanción de los autores y personas bajo cuya autoridad se cometieron las violaciones.

Los impactos de la pandemia COVID-19 en los derechos humanos de los migrantes

Finalmente, sobre el impacto de la respuesta nacional a la pandemia COVID-19 en los derechos humanos de los migrantes, nos gustaría llamar la atención del Gobierno de Su Excelencia a la Nota de orientación sobre impacto conjunto de la pandemia COVID-19 sobre los derechos humanos de los migrantes, el Comité de Naciones Unidas sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y familiares y el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos del migrante.

Los expertos advierten que la pandemia de COVID-19 ha tenido efectos graves y desproporcionados sobre los migrantes y sus familias en todo el mundo. También instan a los Estados a tomar todas las medidas necesarias para incluir a los migrantes en la respuesta nacional para contrarrestar la pandemia COVID-19, con miras a ser protegidos
los derechos humanos de estos y sus familias, independientemente de su condición
de migración, y en particular para «garantizar el acceso a los servicios sociales para los migrantes y sus familias ”.

Al respecto, los expertos señalaron que los datos generados en diversos países muestran que los migrantes y sus familias representan un alto porcentaje de personas que han perdido su trabajo, tienen una disminución en sus ingresos o han renunciado
tener ingresos como resultado de la implementación por parte de los Estados de medidas para combatir la propagación de COVID-19, así como la contingencia obligatoria, la aplicación de cuarentena, el distanciamiento físico, las restricciones al derecho a la libertad de circulación y el cierre de fronteras. El acceso continuo a los servicios sociales para los migrantes es, por lo tanto, crucial, especialmente para aquellos que aún no tienen acceso a la protección. social.

Las necesidades especiales de las mujeres, los niños y otras personas migrantes deben tener en cuenta también a las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Finalmente, permítanos recordarle, Excelencia, la resolución 9/5 del Consejo de Derechos Humanos, que aborda la cuestión de los derechos humanos de migrantes y «reafirma la obligación» de los Estados de promover y proteger efectivamente los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes, especialmente mujeres y niños, independientemente de su condición con respecto a inmigración, de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y instrumentos internacionales de los que son partes. «

La resolución también reafirma que los Estados, al ejercer su derecho de adoptar y aplicar medidas migratorias y de seguridad para fronteras, están obligados a cumplir con sus obligaciones en virtud del derecho internacional, en particularpara garantizar el respecto a los derechos humanos y los derechos fundamentales de los migrantes.

DEJA UNA RESPUESTA