Abrazando la serenidad en el Día Internacional del Yoga

1629

¿Los mayas practicaban yoga?

 

Una de las conexiones culturales más notables entre India y México es el legado compartido del yoga. El regalo que la India hizo al mundo con el yoga ha sido acogido por millones de personas en México. El yoga, no es sólo un ejercicio o meditación, es una forma de vida y tiene una historia de más de 5,000 años. Sus raíces se encuentran en la civilización del valle del Indo y en textos sagrados como el Rig Veda. La práctica evolucionó a través de los Upanishads, haciendo hincapié en la meditación y el conocimiento espiritual. Durante el periodo medieval surgió el Hatha Yoga, centrado en las posturas físicas (asanas) y el control de la respiración (pranayama). A finales del siglo XIX y principios del XX, el yoga adquirió reconocimiento mundial, combinando las prácticas tradicionales con las modernas.

Swami Vivekananda fue la primera persona que introdujo el yoga en el mundo occidental (EEUU, 1893). Hizo hincapié principalmente en el lado espiritual del yoga, mientras que la difusión del AASANA (HATHA YOGA) en el mundo fue llevada a cabo por BKS Iyengar, Indira Devi, K.Pattabhi Jois y Richard Hittleman que en 1961 difundió el yoga en los Estados Unidos a través de un programa de televisión.

Mucho antes de que el yoga se convirtiera en un fenómeno global, sus raíces se asemejaban en las prácticas de las antiguas civilizaciones de Mesoamérica. Entre ellas, destaca la civilización maya. Con miles de años de antigüedad, los mayas habitaron los exuberantes paisajes de los actuales México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador. Reconocidos por sus avanzados conocimientos de astronomía, matemáticas y arquitectura, los mayas también poseían una profunda comprensión de la conexión mente-cuerpo, una sabiduría que encontró expresión en sus prácticas espirituales con características similares a las del yoga.

Aunque el término «yoga» no se utiliza en la cultura maya, los principios y técnicas espirituales de los rituales mayas guardan sorprendentes similitudes con los de las tradiciones clásicas de yoga. A través de la meditación, la respiración y los movimientos rituales, los antiguos mayas buscaban cultivar la paz interior, la percepción espiritual y una conexión más profunda con lo divino.

 

Yoga / Yok’hah

El término sánscrito yoga se relaciona de nuevo en la palabra maya «yok’hah» que significa verdad superior a partir de la combinación de yok’ (arriba, superior) y hah (verdad).

Los antiguos mayas utilizaban estas prácticas yóguicas para controlar la energía, expandir la conciencia e influir en las fuerzas naturales.  Los dibujos de los códices mayas, las cerámicas, las figurillas esculpidas, los paneles tallados y las estelas muestran a sacerdotes y gobernantes en posturas (k’u – hatha), usando signos con las manos (xock’ab – mudra), cantando himnos védicos (manla – mantra) o haciendo ejercicios de respiración (k’iik’ – pranayama).  Muchas obras de arte muestran a personas sentadas para meditar y en posturas de trance. Las representaciones de serpientes entrelazadas (k’ultanlilni – kundalini) y serpientes de visión indican que los mayas trabajaban con esta energía y alcanzaban estados alterados de conciencia al igual que los hindúes.

Uno de los símbolos más emblemáticos de la cultura maya es el «Árbol de la Vida», representado en su arte y mitología como un eje cósmico que conecta los cielos, la tierra y el inframundo. Este símbolo sagrado encarna la creencia maya en la interconexión de toda la existencia, un concepto que se refleja en la filosofía del yoga.

En 1929, Paramahansa Yogananda fue recibido por el presidente de México, Dr. Emilio Portes Gil en el palacio presidencial de la Ciudad de México. Durante su visita de tres meses, Paramahansa Yogananda dio varias conferencias sobre yoga y meditación.

La trayectoria del yoga en México ha sido extraordinaria. Lo que empezó como una práctica relativamente desconocida, introducida por un puñado de entusiastas, se ha convertido en un fenómeno generalizado, adoptado por personas de todas las profesiones y condiciones sociales. Desde la extensa metrópolis de Ciudad de México hasta las tranquilas costas de Acapulco y Cancún, los estudios de yoga se han vuelto omnipresentes, ofreciendo un santuario en medio del caos de la vida moderna.

Museo de Antropología, Ciudad de México (Dos personas están sentadas en SUKHASANA- DHYAN MUDRA

Una de las fuerzas motrices de la creciente popularidad del yoga es su innegable impacto en el bienestar físico y mental. En un mundo acelerado y plagado de estrés y ansiedad, el yoga ofrece un santuario, un momento de quietud en medio del caos. Los mexicanos, como la gente de todo el mundo, recurren cada vez más al yoga para encontrar el equilibrio, aliviar el estrés y fomentar una conexión más profunda consigo mismos y con el mundo que les rodea.

En diciembre de 2014, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga. Desde 2015, esta celebración mundial ha servido como punto de encuentro para los entusiastas del yoga, promoviendo la conciencia y la comprensión de los profundos beneficios del yoga. En México, el Día Internacional del Yoga ha ganado cada vez más reconocimiento, con comunidades que se reúnen para participar en sesiones de yoga, talleres y eventos culturales, organizados regularmente por el Centro Cultural Indio Gurudev Tagore, Embajada de la India.

La creciente popularidad del Día Internacional del Yoga en México refleja un cambio más amplio en las actitudes sociales hacia la salud holística y el bienestar. A medida que la gente da prioridad al autocuidado y busca alternativas a la medicina convencional, el yoga ha surgido como un faro de esperanza, una herramienta suave pero poderosa para nutrir el cuerpo y el alma.

Paramhansa Yoganada con el presidente de México, Dr. Emilio Portes Gil / Paramhansa Yoganada en el lago de Chapala, México

La aceptación del yoga en México trasciende las paredes de los estudios de yoga y los retiros de bienestar. Cada vez se practica más en escuelas, lugares de trabajo y centros comunitarios como medio para promover la forma física, la capacidad de recuperación mental y la cohesión social.

Este año también el Centro Cultural Indio Gurudev Tagore, Embajada de la India ha planeado celebrar el Día Internacional del Yoga en el lugar más emblemático de la Ciudad de México (Ángel de la Independencia) el 16 de junio de 2024 8.30 AM. Mientras México se prepara para unirse a la celebración mundial del Día Internacional del Yoga una vez más el 16 de junio de 2024, es evidente que el yoga ha encontrado un hogar en los corazones y las mentes de millones de personas en todo el país. En un mundo acosado por la división y la discordia, el yoga sirve como una fuerza unificadora – un recordatorio de nuestra humanidad compartida y la interconexión.

Cuando los mexicanos desplieguen sus esterillas de yoga el 16 de junio, no lo harán sólo para mantenerse en forma, sino en busca de algo más profundo: un sentimiento de paz, armonía y unidad que trasciende las fronteras y nos une a todos como una familia global (VASUDHAIV KUTUMBAKAM).

 

* El autor es Director del Centro Cultural de la India en México.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA