Kazajstán desmiente nueva enfermedad más fuerte que el Covid-19 y estrecha su colaboración con la OMS

101

Kazajstán intensificó su colaboración con la Organización Mundial de Salud, luego que se registrara un aumento en el número de casos de neumonía, causadas por el Covid-19 y no debido a una enfermedad desconocida como falsamente difundieron varios medios internacionales.

TE PUEDE INTERESAR:http://www.embajadastv.com/uncategorized/kazajstan-brinda-ayuda-a-paises-vecinos-vs-el-covid-19/

El Director Regional de la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud, el Dr. Hans Kluge presentó un mensaje de video en el que señaló que “tras recibir nuevos conocimientos sobre el COVID-19 y las medidas para combatirlo en los últimos meses, la OMS ha establecido nuevos códigos para clasificar la enfermedad”.

El Dr. H. Kluge agradeció al Ministerio de Salud de la República de Kazajstán por aceptar realizar pruebas en los laboratorios de referencia de la OMS confirmando que no hay ninguna nueva infección peligrosa en Kazajstán, todos los casos reportados previamente con neumonía identificada según la clasificación de la OMS pertenecen a COVID-19.

Anteriormente, algunos medios extranjeros indicaron erróneamente la aparición en la República de Kazajstán de una enfermedad desconocida, esto causó una gran resonancia en el mundo. Kazajstán recurrió de inmediato a la Organización Mundial de la Salud en busca de ayuda. Tras un examen cuidadoso de la información, la OMS ha confirmado el brote de neumonía de verano en Kazajstán como resultado de COVID-19, la peculiaridad de esta neumonía es que todos los casos tienen un resultado negativo en la prueba de PCR, pero tienen signos clínicos y epidemiológicos de coronavirus.

Según la declaración de Caroline Clarinval, jefa de la oficina de la OMS en Kazajstán, un grupo de expertos de la Organización llegarán al país.

En el marco de la lucha contra la epidemia, Kazajstán está trabajando en estrecha colaboración con la OMS, las consultas periódicas de trabajo con la Organización ayudan a la República de Kazajstán a ajustar la metodología para registrar el desarrollo de la epidemia y examinar sus diversas formas. Hasta ahora en Kazajstán como en la mayoría de los países solo se registraron casos de COVID-19 confirmados por laboratorio.

Situación de Kazajstán

Hacia finales de junio en el país hubo un aumento notable en casos de neumonía viral sin especificar el patógeno, es decir, sin confirmar en laboratorio, esto a su vez enriquece la práctica internacional de combatir la epidemia dado que el nuevo coronavirus aún no se ha estudiado completamente y todos sus posibles signos son importantes para su tratamiento.

Es probable que la experiencia de Kazajstán sea útil para aquellos países donde, según las estimaciones de la OMS, también existe un exceso de mortalidad, muy probablemente asociado con COVID-19. Los expertos señalan que hay casos similares en otros lugares donde tienen sus propias características específicas.

Desde el 18 de julio de este año las estadísticas sobre la incidencia y mortalidad de COVID-19 en Kazajstán se formaron a partir de dos fuentes de datos: casos de COVID-19 confirmados por laboratorio y casos de neumonía viral no especificada, esto condujo a un aumento automático en el número de personas enfermas.

Este enfoque del registro permitirá hacer pronósticos correctos de la incidencia y planificar adecuadamente los recursos necesarios como el personal médico, camas, equipos médicos, medicamentos, así como garantizar la transparencia de las estadísticas.

A partir del 1 de agosto de este año se llevará a cabo una transición completa en Kazajstán a la codificación de COVID-19 utilizando nuevos códigos de clasificación internacional de enfermedades.

El Gobierno de la República de Kazajstán es consciente de que la transición a una nueva metodología y la publicación de nuevas estadísticas combinadas conducirán a un deterioro de la posicione de Kazajstán en el ranking internacional de incidencia y mortalidad por infecciones por coronavirus, sin embargo, estas medidas del Gobierno del país enfatizan la apertura de Kazajstán y su disposición a enfrentar conjuntamente la pandemia de coronavirus y estudiar sus consecuencias en estrecha relación con la comunidad internacional.

No hay un nuevo aumento en la epidemia de COVID-19 en Kazajstán y no se ha presentado un aumento crítico en los nuevos casos de la enfermedad, el cambio brusco en la posición del país en las estadísticas internacionales, por ejemplo, de la Universidad Johns Hopkins o worldometer.com se asocia con la incorporación técnica de todos los casos de enfermedades neumónicas asociadas según la clasificación de la OMS con COVID-19.

Todos los casos (confirmados como COVID-19 y neumonía) fueron registrados inicialmente por el sistema de salud de Kazajstán, pero debido al hecho de que no había evidencia de una conexión con COVID-19 estos no se incluyeron en las estadísticas epidemiológicas generales.

El comienzo de la cuarentena del 5 de julio al 2 de agosto de este año ha estabilizado notablemente la situación de COVID-19 en el país, actualmente la dinámica del aumento de nuevos casos se mantiene en el nivel de 1700-1800 personas por día.

Según la directora regional de emergencias de la OMS, Dorit Nitzan, la situación epidemiológica en Kazajstán está mejorando notablemente.

Hoy, la república está llevando a cabo simultáneamente un programa de pruebas masivas en la población y monitorea el cumplimiento de los requisitos básicos como el uso de máscaras, distancia social y restricción en las reuniones grupales.

DEJA UNA RESPUESTA