La autonomía y el Sahara occidental

259

El plan de paz de la ONU y el despliegue de la MINURSO, misión de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, son ciertamente la base de la propuesta de autonomía para el Sahara Occidental presentada por el Reino de Marruecos, naturalmente si solo miramos el asunto su naturaleza geopolítica es compleja, por intervienen factores jurídicos, económicos, políticos y antropológicos, los involucrados son Marruecos, Argelia, el Frente Polisario y la no menos importante acción de potencias como Estados Unidos, España  y Francia.

Los últimos años el reino de Marruecos ha acelerado un proceso de modernización y desarrollo de las llamadas provincias del sur, impulsando su propuesta de autonomía y emergencia económica y social de la región, misma que ha tenido gran aceptación de la comunidad internacional.

La autonomía es la vía natural de solución a un conflicto iniciado en un contexto de guerra fría, da garantías de estabilidad no solo sobre el Sahara Occidental sino frente al Magreb como región. El asunto es cuestión bajo la mirada marroquí concilia aspectos fundamentales del derecho internacional, integridad territorial paz y desarrollo, constituyéndose en el marco político para solucionar un tema pendiente del siglo XX, pues la autonomía planteada por Rabat reconoce la autodeterminación equitativa conforme a la legalidad internacional, como cito el año 2013 el periódico el País “La autonomía, una solución para el Sáhara. Marruecos apuesta por una salida realista al conflicto, sin vencedores ni vencidos”.

«La justicia y la legitimidad de la cuestión del Reino se materializa en una solución pragmática, política y realista», ha dicho en reiteradas ocasiones Mohammed VI, en este contexto, es lógico destacar los enormes esfuerzos realizados por Marruecos durante más de cuatro décadas para promover el desarrollo de sus Provincias del Sur. La política de Marruecos ha naturalmente puesto relieve las dinámicas de desarrollo creada en el marco del modelo de modernización de las Provincias del Sur,

23 países hasta hoy apoyan la iniciativa de autonomía del Sáhara Occidental propuesta por Marruecos en el Consejo de Derecho Humanos, este grupo de Estados firmantes de la declaración han señalado también el compromiso de Marruecos con el respeto de los derechos humanos en su territorio y la importancia de las políticas de desarrollo de la región.

Los elementos básicos de la propuesta marroquí que destacamos son:

1- El proyecto marroquí de autonomía se inspira en las propuestas pertinentes de la ONU y en las disposiciones constitucionales en vigor dentro de los Estados geográfica y culturalmente próximos de Marruecos, e integra normas y estándares internacionales reconocidos.

A- Las Competencias de la Región autónoma del Sahara

2- Dentro del respeto de los principios y de los procedimientos democráticos, las poblaciones de la Región autónoma del Sahara, actuando a través de órganos legislativo, ejecutivo y judicial, dentro de los límites territoriales de la Región, tendrán la competencia sobre todo en los dominios:

  • de la administración local, de la policía local y de las jurisdicciones de la Región,
  • económico: El desarrollo económico, la planificación regional, el fomento de las inversiones, el comercio, la industria, el turismo y la agricultura;
  • de los presupuestos y la fiscalidad de la Región;
  • de las infraestructuras: el agua, las instalaciones hidráulicas, la electricidad, los trabajos públicos y el transporte;
  • social: la vivienda, la educación, la sanidad, el empleo, el deporte, la seguridad y la protección sociales;
  • cultural, incluida la promoción del patrimonio cultural saharauí hassaní;
  • del medio ambiente.

3- La Región autónoma del Sahara dispondrá de los recursos financieros necesarios para su desarrollo en todos los dominios. Estos recursos serán constituidos sobre todo por:

  • los impuestos, tasas y contribuciones territoriales fijados por los órganos competentes de la Región;
  • los ingresos destinados a la Región por la explotación de sus recursos naturales;
  • la parte de los ingresos de los recursos naturales situados en la Región y percibidos por el Estado;
  • los recursos necesarios concedidos en el marco de la solidaridad nacional;
  • los ingresos procedentes del patrimonio de la Región.

4- El Estado conservará la competencia exclusiva, particularmente sobre:

  • los atributos de soberanía, especialmente la bandera, el himno nacional y la moneda;
  • los atributos relacionados con las competencias constitucionales y religiosas del Rey, Emir de los Creyentes y Garante de la libertad de culto y de las libertades individuales y colectivas;
  • la seguridad nacional, la defensa exterior y de la integridad territorial;
  • las relaciones exteriores;
  • el orden jurisdiccional del Reino;
  • el régimen de exploración y de explotación de los recursos naturales.

5- La responsabilidad del Estado, en lo que se refiere a las relaciones exteriores, será ejercida en consulta con la Región autónoma del Sahara, para lo que atañe las cuestiones que guardan relación directa con las atribuciones de esta Región. La Región autónoma del Sahara, en concertación con el Gobierno, puede establecer lazos de cooperación con Regiones extranjeras a fin de desarrollar el diálogo y la cooperación interregional.

6- Las competencias del Estado en la Región autónoma del Sahara, tal y como prevé el apartado 16 arriba mencionado, serán ejercidas por un delegado del Gobierno.

7- Por otra parte, las competencias que no son atribuidas específicamente serán ejercidas, de común acuerdo, sobre la base del principio de subsidiaridad.

8- Las poblaciones de la Región autónoma del Sahara es representada en el seno del Parlamento y de las demás instituciones nacionales. Participa en todas las consultas electorales nacionales.

Claramente de acuerdo al plan marroquí de autonomía, las poblaciones del Sahara ejercerán su derecho a la autodeterminación, gestionando democráticamente, ellas mismas sus asuntos por medio de los órganos legislativo, ejecutivo y judicial, que gocen de atribuciones exclusivas, así como también dispondrán de los recursos financieros necesarios para el desarrollo de la región, en todos los ámbitos, y participarán, activamente, en la vida económica, social y cultural del Reino, siendo un claro impulso a la paz y la estabilidad del Sahara.

ANTONIO YELPI AGUILAR

CONSULTOR INTERNACIONAL, DOCENTE Y DIRECTOR UNILOGOS AMERICA LATINA.

DEJA UNA RESPUESTA