Facebook permitió a terceros manipular datos con fines políticos

0
79

Hasta ahora ya no es noticia que las elecciones de Estados Unidos y el Brexit hayan sido boicoteadas a partir de perfiles falsamente creados usando las plataformas de Facebook. Lo que es novedoso es que su creador Mark Zuckerberg, sea ahora señalado para testificar ante un comité judicial del Senado de Estados Unidos para que explique este proceso mediante el cual se manipuló a votantes, mediante “publicidad política”.

La senadora demócrata Amy Klobuchar exigió que uno de los principales gigantes de la red social explique cómo desarrolló esa herramienta a partir de la explotación de datos de usuarios, con la que, al parecer, alteró las tendencias de los comicios estadounidenses en favor del republicano Donald Trump y que permitió la salida de Londres del bloque europeo.

La información fue revelada durante el pasado fin de semana por los diarios estadounidenses The New York Times y The Observer, donde también se dio a conocer los cuestionamientos hechos por Adam Schiff, el demócrata de mayor peso en el Comité de Inteligencia del Congreso, sobre la manipulación de datos pertenecientes a ciudadanos que fueron afectados en favor de alterar perspectivas incidentales.

De hecho, la investigación ya inició el sábado pasado, cuando la fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, anunció que se procedería a la primera investigación formal del caso, en la que Zuckerberg continúa negando acusaciones de manipulación digital.

En Londres se abrió también una investigación al respecto, donde la misma primer ministro Theresa May, promotora del Brexit, calificó estas filtraciones como “altamente preocupante”. El presidente del comité de asuntos digitales de la Cámara de los Comunes, Damian Collins, dijo que Alexander Nix, director de Cambridge Analytica y Zuckerberg, serían citados a declara ente la instancia inglesa. “Alguien debe asumir la responsabilidad por esto. Es momento de que Zuckerberg deje de esconderse detrás de su página de Facebook”, añadió el legislador británico.

Sólo para que lo sepan: En 2014, un investigador de la Universidad de Cambridge, quien por cierto es un estadounidense de origen ruso, Alexander Kogan, recibió el permiso de Facebook para recabar datos de sus usuarios para la firma Cambridge Analytica. Para ello, la red social dio su consentimiento bajo el tenor de que serían usados con fines académicos, pero no políticos. Fue así como las identidades e información personal, ubicaciones geográficas y las reacciones básicas de los usuarios (Me gustan, comentarios, fotos, etc.) quedaron a disposición de la empresa digital, creada por personalidades claves del equipo de Trump como Steve Bannon y, en el caso británico, por Robert Mercer.

 

DEJA UNA RESPUESTA